Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De Santos niega "categóricamente" los abusos de menores que se le atribuyen

El ex concejal de Palma, Javier Rodrigo de Santos, ha vuelto a sentarse en el banquillo de los acusados tras haber abusado presuntamente de tres menores. De Santos, que ya fue condenado por gastarse más de 50.000 euros del erario público en drogas y prostíbulos gays, se enfrenta ahora a una posible pena de cárcel de 24 años. Durante la vista, el acusado ha negado "categóricamente" los delitos "repugnantes", "abominables" y "punibles" que se le atribuyen. Además, ha achacado las acusaciones a una "presión ajena" sobre las supuestas víctimas y a una venganza en el caso de un joven de 18 años. Los padres de los niños han insistido en que creen a sus hijos.
La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca acoge desde este lunes el juicio en el que la Fiscalía solicita 24 años y 3 meses de cárcel para el ex teniente de alcalde por abusar de tres menores de edad durante el pasado mandato municipal.
En su declaración, De Santos ha explicado que conocía y mantenía una buena relación con la familia de los chicos, si bien ha remarcado que eran personas necesitadas por ser inmigrantes y formar una familia de 9 hermanos, y que eran unos críos "un poco liantes".
No obstante, ha insistido en que no cree que la familia le haya denunciado porque tenga nada contra él, sino que es algo "ajeno a ellos; es una presión que les viene a ellos de fuera y, probablemente, tenga relación con su situación en España".
Sin embargo, los padres de los menores han insistido en que creen a sus hijo y que no hay intereses de ningún tipo. En un principio, han explicado ambos, consideraron que lo que decían sus hijos no era nada importante y decidieron "ponerlo en manos de Dios porque El sabe hacer Justicia mejor que los hombres". Pero una vez que les llamaron del colegio de los niños para decirles que habían sufrido abusos, denunciaron los hechos, tal y como les recomendaron los psicólogos.
La mujer, según ha señalado ella misma y ha corroborado su marido, ha concretado que en una ocasión De Santos llamó a su casa para invitar a uno de sus hijos, que cumplía años al día siguiente, a un "spa" porque le sobraba una entrada. El menor fue y, al volver, llegó "blanco" y "desencajado" y se encerró en el baño, aunque finalmente se atrevió a contarle que el ex edil había intentado tocarle.
 
En el caso del chico de 18 años, el fiscal le acusa de realizarle tocamientos y ofrecerle "popper", una droga muy estimulante. De Santos ha argumentado que esta denuncia responde a una venganza de la hermana de la supuesta víctima. Según ella, perdió su empleo por culpa del ex concejal, por lo que le amenazó por teléfono: "Te vas a enterar; te voy a hundir, me dijo", ha dicho De Santos.
El ex político ha admitido que los menores se quedaron en alguna ocasión a dormir en su casa, pero ha hecho hincapié en que los trató con "normalidad". Aunque "no era la práctica habitual", en alguna ocasión pudo haberles dado un beso de "buenas noches" y les habría arropado, ha añadido.
"Me parece repugnante que se comentan acciones de este tipo contra la libertad sexual de los menores, también si son mayores; por tanto, no encaja dentro de mi forma de ser, ni de mi forma de actuar", había insistido De Santos a su llegada a las dependencias de la Audiencia Provincial.
El ex teniente de alcalde ya fue condenado el pasado mes a dos años de prisión por gastar dinero público (51.377 euros) en clubes de alterne. EPF