Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sarkozy y Bruni se sientan a la francesa

La hora a la que dio comienzo fue a las 21 horas. La Familia Real y el matrimonio Sarkozy saludaron primero a las 150 personas que estaban invitadas al acto más glamoroso de la visita.

Carla Bruni se sentó entre el rey Don Juan Carlos y el príncipe Felipe, mientras que la reina Doña Sofía y la princesa Letizia estuvieron a los lados de Nicolas Sarkozy, como manda el protocolo. En España siempre se sigue el modelo de protocolo francés que alterna hombre y mujer. Además, el Rey y la Reina, anfitriones de la cena, se sientan en el centro de la mesa.

Aunque la lista definitiva de los invitados a tan especial ocasión no se ha dado a conocer del todo, si que se han revelado algunos nombres. Ejemplo de ello son los de los diestros Curro Romero y Sebastián Castella y el director de cine Pedro Almodóvar.

En esta ocasión el restaurante Jockey fue el encargado de ofrecer a los comensales sus mejores platos. Él y el conocido Zalacaín son quienes suelen turnarse a la hora de ofrecer menús para este tipo de eventos.

Duelo de glamour

La cantante y modelo Carla Bruni ha tenido en la Reina y en la princesa Letizia unas claras competidoras en cuanto a moda se refiere. Y es que las tres han demostrado en numerosas ocasiones su buen gusto a la hora de vestir.

Los hombres, por su parte, han tenido que ceñirse al frac, tal y como exige el protocolo.

Ambas familias se han hecho la foto oficial antes de la cena. Después, los Reyes y el matrimonio Sarkozy se han dirigido al Salón del Trono donde se llevaró a cabo el tradicional besamanos.

Tras esto, sólo quedó decir: ¡Bon Appétit!
RSO