Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Senador del PP admite que la política económica de Rajoy es "durísima" pero asegura que "no queda más alternativa"

El senador del PP por Alicante Miguel Campoy ha señalado este jueves que la "durísima política económica" que se está llevando a cabo desde el Gobierno central para poder "reflotar" la economía española se realiza porque "no queda más alternativa".
Campoy ha realizado estas declaraciones durante su presencia en Calpe (Alicante), donde ha estado acompañado por el alcalde de la localidad, César Sánchez, según ha informado el partido en un comunicado.
El senador 'popular' ha afirmado que el PP tiene "la difícil tarea" de devolver la confianza y credibilidad del mercado español "internacionalmente, sobre todo en Europa", puesto que, a su juicio, durante la anterior legislatura, presidida por el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, "no se hizo nada para reconducir la deuda".
"En España se ha gastado lo que no se tenía, y ahora todas las medidas de ajuste y todos los recortes van encaminados a pagar lo que hemos gastado de más", ha manifestado.
En su opinión, es "difícil" explicar las medidas aprobadas recientemente por el Gobierno de España, puesto que, según ha apuntado, "los ciudadanos están sufriendo mucho", si bien ha insistido en que "hay que tener confianza".
"EN LA UCI"
El senador, que ha comparado la situación española con "un enfermo en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI)", ha subrayado que al PP se le ha pedido que lo salve. "Muchas decisiones que se toman son difíciles, pero no vamos a dejar caer el país", ha afirmado.
Igualmente, ha enfatizado que partidas como la Sanidad y la Educación "son las que más dinero reciben de inversión, y en ellas trabaja el Estado para que sigan prestando servicio", a lo que ha apuntado que las medidas adoptadas desde el Gobierno "son impopulares y de gran coste electoral", aunque ha incidido en que "no se prometieron milagros, se garantizaron soluciones".