Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez Silva logra apartar a dos magistrados del tribunal que iba a juzgarle por el 'caso Blesa'

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha acordado apartar a dos magistrados del tribunal conformado para juzgar al juez Elpidio José Silva por el 'caso Blesa' al entender que su imparcialidad ha quedado contaminada al haber intervenido en fase de instrucción.
El TSJM deberá formar ahora una nueva sala para celebrar el juicio contra Silva, cuyo comienzo estaba señalado para el próximo 21 de abril, por delitos de prevaricación, retardo malicioso en la Administración de Justicia y contra la libertad individual del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa.
En un auto, al que ha tenido acceso Europa Press, el Tribunal Superior de Justicia ha estimado la recusación planteada por Silva contra los magistrados Susana Polo y Francisco Javier Vieira en virtud del artículo 219.11 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que permite la expulsión en caso de "haber participado en la instrucción de la causa penal".
EMITIERON VARIAS RESOLUCIONES
Los propios recusados han admitido haber tenido contacto directo con los hechos objeto del enjuiciamiento, ya que han emitido distintas resoluciones sobre la culpabilidad del magistrado que envió a la cárcel al expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa.
Silva, que previsiblemente dará el salto a las elecciones europeas con el Movimiento Red, alegó que Polo y Vieira se han pronunciado sobre la admisión de la querella presentada en su contra por la Fiscalía, así como la inadmisión de varias diligencias de investigación que él había solicitado.
El titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid planteó también la recusación por su "interés directo o indirecto" en la causa al entender que habían "favorecido desmedidamente a la acusación en detrimento" de su defensa, impidiendo el "acceso a medios de prueba necesarios y fundamentales".
Blesa pide para el juez Silva una pena de 40 años de inhabilitación, mientras que la Fiscalía solicita 30 años y el ex presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, una de 24 años de inhabilitación.