Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sólo PSOE y C's avalan que Sánchez acapare la primera jornada del debate de investidura y los grupos hablen la segunda

Patxi López defiende que así lo hizo Felipe González en 1982 y 1986 y que lo "razonable" es mantener la segunda votación para el sábado 5
El PSOE y Ciudadanos han sido los dos únicos grupos parlamentarios que han respaldado la decisión del presidente del Congreso, Patxi López, para que en la primera jornada del debate de investidura de Pedro Sánchez, intervenga únicamente el candidato socialista a la Presidencia y la respuesta de los grupos parlamentarios tenga lugar al día siguiente.
López ha llevado esta propuesta a la reunión de la Junta de Portavoces del Congreso, en la que también ha informado de su decisión de que el debate de investidura arranque el 1 de marzo y no el 2 como estaba previsto, para garantizar que, en el caso de que tengan que repetirse las elecciones porque nadie logre ser investido en el plazo que fija la Constitución, éstas tengan lugar el domingo 26 de junio.
La propuesta de López ha suscitado un debate en la Junta de Portavoces y, según ha reconocido el presidente, sólo ha recibido el aval del PSOE y Ciudadanos. Por contra, tanto Podemos como el PP y ERC han protestado porque consideran que ese formato, que reserva para Sánchez todo el protagonismo de esta primera jornada, es un "traje a medida" para el candidato socialista.
En rueda de prensa, López ha recordado que es facultad suya convocar el Pleno de investidura y que existen "antecedentes" de una sesión de este tipo en la que el candidato a la Moncloa fue el único que intervino en la primera jornada. Así se hizo en 1982 y 1986 cuando Felipe González, que tenía mayoría absoluta, pidió la confianza del Congreso.
LOS GRUPOS TENDRÁN TIEMPO PARA PREPARAR SU RÉPLICA
López ha expuesto que con este formato los grupos parlamentarios --que comenzarán sus intervenciones de mayor a menor, salvo el PSOE que hablará el último-- tendrán "tiempo" para preparar su réplica a Sánchez. "Lo he propuesto porque me ha parecido razonable", ha argumentado.
Además, el presidente del Congreso se ha defendido de las críticas que le ha dedicado el PP, cuyo portavoz, Rafael Hernando, le ha acusado de saltarse el Reglamento del Congreso. "No hay ningún incumplimiento, debería decir qué artículo incumplo", le ha respondido López.
El exlehendakari ha explicado que ha decidido adelantar al día 1 el arranque del Pleno de investidura porque habían surgido "dudas" jurídicas y su deber es garantizar que, de tener que repetir las elecciones, ésas se celebren en domingo. Según ha comentado, únicamente hay un precedente de elecciones generales en España que no tuvieron lugar ese día de la semana.
¿QUIÉN ADVIRTIÓ EL ERROR?
López ha señalado que "fundamentalmente" fueron los servicios jurídicos del Congreso los que advirtieron que celebrar la primera votación de investidura el día 3 de marzo podría suponer que las elecciones, de tener que repetirlas, se tuvieran que convocar para el 27 de junio.
Fue él mismo quien pactó con Sánchez que el Pleno de investidura se iniciase el 2 de marzo y la votación fuera el 3. Según ha destacado este martes, con esa previsión "todo el mundo daba por hecho" que de tener que hacer nuevos comicios "serían el 26 de junio".
Por contra, el portavoz del PP, Rafael Hernando, ha comentado en rueda de prensa que fueron los 'populares' quienes advirtieron a López de su "error" en los cálculos. Fuentes gubernamentales también han dado esa versión.
El presidente del Congreso también ha recurrido a los antecedentes para hacer valer su decisión de que, pese a adelantar un día el inicio del debate, la segunda votación a la que previsiblemente tendrá que someterse Sánchez su candidatura si no logra mayoría absoluta en la primera, se mantenga para el sábado 5 de marzo.
"Los precedentes parlamentarios hablan de hacerlo mejor en sábado", ha argumentado, recordando que "ha habido ocasiones en que caía en domingo y se dejó para el lunes". Su argumento es que aunque las 48 horas que deben pasar entre las dos votaciones se cumplan el viernes por la noche, lo razonable es que el debate se retome el sábado por la mañana.