Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Spektorowsky defiende una justicia transicional para los presos de ETA

Spektorowskytelecinco.es

El miembro del Grupo Internacional de Contacto (GIC) Alberto Spektorowsky ha defendido la aplicación de una justicia transicional en el proceso de paz en Euskadi, de forma que se pueda tratar "como presos políticos en su totalidad" a los reclusos de ETA "y poder liberarlos". Además, ha asegurado que "el fin de la violencia" por parte de la banda es "creíble" y se debería proceder al acercamiento de los presos "sin problemas"

Asegura que "el fin de la violencia" por parte de la banda es "creíble" y se debería proceder al acercamiento de reclusos "sin problemas"
Spektorowsky ha participado en la tercera edición del Foro Social que Bake Bidea y Uharan han organizado este sábado en Gernika (Vizcaya) y que cuenta con la participación del líder del Grupo Internacional de Contacto Brian Currin y de la miembro de la Fundación Berghof Veronique Dudouet, entre otros.
Entre los asistentes estaban del miembro del EBB del PNV Joseba Aurrekoetxea, el presidente de Sortu, Hasier Arraiz, acompañado por los también representantes de la izquierda abertzale Rufi Etxeberria y Pernando Barrena, el secretario general de Eusko Alkartasuna, Peio Urizar, el secretario general de Podemos Bilbao, Lander Martínez, o el que fuera dirigente de Gestoras pro amnistia, Juan María Olano, entre otros.
En su intervención, Spektorowsky ha señalado que el País Vasco vive "momentos críticos para bien" y ha valorado el trabajo desarrollado para lograr "el fin del conflicto". "El proceso de paz fracasado es mucho peor que el no iniciado", ha señalado, para añadir que en Euskadi se ha tenido, "por una de las partes, una paz que no se conocía antes".
Tras afirmar que la violencia en el País Vasco "se ha acabado", ha incidido en que "aquí no hay aquí un problema como el que se sigue viviendo en Colombia, Israel y Palestina".
A su juicio, los políticos "verdaderamente valientes" son los que acceden a participar en un proceso de paz y ha advertido de que éstos "deben ser fuerte para aguantar las presiones" de quienes buscan "descarrilar el proceso".
"Aquí no tenemos que copiar a nadie. Si esta misma situación la pudieran tener en Colombia, Israel o Palestina, estarían muy contentos. La situación en Euskadi da un marco de esperanza y el que no haya violencia, es un logro. Aquí la violencia ha terminado", ha destacado.
En este contexto, ha remarcado que en el proceso vasco "una de las partes se merece crédito por haber finalizado de manera total la violencia", en referencia a ETA.
JUSTICIA TRANSICIONAL
Sobre una posible aplicación de la denominada justicia transicional, ha defendido que quizá en Euskadi "podría ser usado en cuestión de prisioneros", de cara a tratarlos como "presos políticos en su totalidad y poder liberarlos", lo que ha considerado que "sería fundamental".
"Desde el otro lado --en referencia a ETA--, el fin de la violencia es creíble y el retorno de prisioneros debería caer sin problemas. Que el Gobierno español lo dificulte es penoso. Es un paso que debería ser de humanidad y pasar después a otros pasos", ha manifestado, para añadir que, en el caso vasco, "la justicia transicional sí funcionaría", a diferencia de lo que sucedería en otros conflictos internacionales en los que la violencia no ha cesado.
En esta línea, ha denunciado que existe "una violencia estructural" y, para su final, "no recomendaría tratarla de forma violenta", sino que se debe resolver de forma "política".
Asimismo, ha defendido la participación de que la "sociedad civil" trabaje en pos de soluciones, pero ha alertado de que la sociedad, en estos casos, "suele estar dividida", y ello obliga a hacer "mucha política y juntar a las víctimas de todos los lados". "Lo que se está viviendo no se puede romper y hay que seguir avanzando", ha reiterado.
Además, ha aconsejado no confiar demasiado en la comunidad internacional por haber "demasiados intereses en juego" y por el hecho de que no siempre "entrometiéndose resuelven nada, como en los casos de Irak y Siria". "La posibilidad de que aquí diga algo es muy pequeña. Es un problema que lo tienen que resolver aquí dentro los propios vascos", ha expresado.
CASO COLOMBIANO
En la apertura del Foro Social ha participado también el abogado colombiano Carlos Alberto Ruiz Socha, asesor jurídico en los diálogos de Paz en Cuba, que ha analizado el proceso de paz en Colombia. Tras afirmar que "cada proceso tiene sus historias", Ruiz Socha ha incidido en los incumplimientos por parte del Gobierno de los acuerdos de paz con las FARC.
"No es la primera vez que se desarrolla un proceso de paz, tenemos unas experiencias", ha indicado, para añadir que es necesario se dé un "contraste" para que los acuerdos "no queden en promesas y se puedan verificar". Por último, ha destacado que es necesario "brindar garantías a la sociedad civil", ya que en Colombia ha existido "un terrorismo de Estado".