Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo obliga a Bildu a colocar la bandera de España en un lugar "visible y de honor" en la Diputación de Guipúzcoa

Denuncia que la Diputación colocó la enseña en un lugar "recóndito" y la condena a pagar hasta un máximo de 4.000 euros en costas
El Tribunal Supremo ha ordenado a la Diputación de Guipúzcoa, gobernada por Bildu, colocar la bandera de España en un lugar "destacado, visible y de honor" de la balconada del edificio foral y retirarla así del espacio "recóndito" al que había sido relegada.
La Sala de lo Contencioso-Administrativo ha desestimado los recursos que la Diputación presentó contra los autos del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, que la condenaron el pasado otoño a reubicar la enseña española en cumplimiento de la legislación sobre banderas. El Supremo condena a la institución a pagar hasta un máximo de 4.000 euros en costas.
La bandera nacional debía ondear en el exterior y en un lugar "preferente" de la sede oficial, sin embargo la Abogacía del Estado constató que había sido instalada en un lugar "recóndito y prácticamente invisible" del edificio.
Algo que fue avalado por el Tribunal Superior de Justicia y contra lo que se opuso Bildu al entender que el fallo no establecía el lugar oportuno de la balconada.
EN EL CENTRO DE LA FACHADA DE LA BALCONADA
El Supremo deja claro que el auto impugnado establece que la bandera de España debe situarse "no sólo en un lugar bien visible, sino además en un lugar de honor" y añade que es usual considerar que es habitual que sea "la balconada que suele presentarse en el centro del frontispicio de las edificaciones históricas".
La sentencia, con ponencia del magistrado Luis Díez-Picazo, recuerda que la enseña debe ocupar un "lugar destacado, visible y de honor" en los edificios oficiales.
Y recoge que la institución recurrente colocó la bandera "en un sitio donde un viandante no pudiera divisarla, ajeno al lugar de honor que le corresponde pues los valores que representa y el honor que se le debe implica que deba estar a la vista".