Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo confirma la condena de 296 años de cárcel para Alberdi y Goñi por matar a dos tedax en 1991

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de 296 años de cárcel impuesta por la Audiencia Nacional a Itziar Alberdi Uranga y Juan Jesús Narváez Goñi por el atentado de ETA con paquete-bomba que costó la vida el 12 de junio de 1991 en Madrid a dos miembros de los tedax.
Alberdi y Goñi fueron condenados por dos delitos de asesinato, diez de asesinato frustrado y otro de estragos después de que estos dos miembros del cuerpo especializado de la Policía Nacional fallecieran al intentar desactivar un explosivo devuelto a una empresa de transporte. El paquete-bomba del 'comando Ekaitz' iba dirigido originariamente contra una empresa que participaba en la construcción de la autovía de Leizarán.
Los dos miembros de ETA, además, tendrán que afrontar una indemnización de forma solidaria con el ya condenado por estos hechos José Luis Urrusolo Sistiaga. Concretamente, abonarán 350.000 euros a cada de una de las familias de las dos víctimas mortales y con diferentes cantidades a los diez heridos, así como con 122.000 euros a la Policía por daños materiales en sus vehículos y equipos.
La Sala Segunda confirma la sentencia de la Audiencia Nacional al considerar probado que Itziar Alberdi formó parte del comando de ETA junto con José Luis Urrusolo y Juan Jesús Narváez, "una vinculación que no había sido sólo de arranque sino permanente", como refrendaron los registros en los que se hallaron explosivos y documentación de la banda terrorista.
En la vista pública del pasado 5 de mayo, el fiscal ante el Supremo y los representantes de la Abogacía del Estado y de la AVT pidieron la confirmación de la condena, rechazando la estrategia de la defensa, que apuntó a la inexistencia de prueba directa pese a la aparición de notas escritas.