Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suspenden el juicio por agresión sexual a un menor de 9 años tras no localizar al acusado

El juez ordena emitir una orden de búsqueda internacional contra el acusado, de origen colombiano
El juicio previsto para este martes en la Audiencia Provincial de Cantabria por una presunta agresión sexual a un menor de 9 años ha sido suspendido al no haberse podido localizar el acusado, contra el que se va a emitir por orden de la Sala una orden internacional de búsqueda y captura.
Su abogado defensor ha explicado ante la Sala de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial que no sabía nada de acusado, JP.G.O., de 21 años y origen colombiano, desde "mediados de julio".
Por su parte, tanto el Ministerio Fiscal --que pide para el acusado 13 años de prisión y una indemnización de 6.000 euros por los daños morales causados y la secuelas -- como la acusación particular, que solicita quince años y 12.000 euros-- han instado a que se dicte una orden de búsqueda y captura.
LA ACUSACIÓN PARTICULAR SOSTIENE QUE PODRÍA HABER VUELTO A COLOMBIA
El abogado de la acusación particular ha pedido que se extienda la orden de búsqueda y captura a la Europol y a la Interpol ante la posibilidad de que el acusado se encuentre en Francia, donde, según el letrado, tiene parientes, o en Colombia, de donde es.
De hecho, el letrado de esa parte ha opinado que "probablemente" el acusado habrá huido a Colombia.
El juez ha explicado que, una vez sea localizado y detenido, se decretará prisión provisional para el acusado y se señalará una nueva fecha para el juicio.
LOS HECHOS
Según el escrito del fiscal, los hechos ocurrieron el 1 de diciembre de 2011, cuando JP.G.O, que entonces tenía 18 años y mayoría de edad y sin antecedentes penales, se encontraba en el domicilio familiar de unos amigos en Santander en el que estaba el menor, con el que había llegado a vivir durante unos dos meses, cuando aún no había alcanzado la mayoría de edad.
Fue entonces cuando, según el relato de la Fiscalía, "movido por una evidente intención de satisfacción sexual" y en un momento en que se encontraba jugando a la videoconsola con el menor, le pidió "si podía tocarle el pito", algo a lo que el niño se negó.
A pesar de ello, y en base a lo que expone el fiscal en su escrito, el acusado "agarró" de los brazos al menor, "le bajó los pantalones y los calzoncillos" y le hizo sexo oral.
JP.G.O. "dejó en paz" al menor ante los "reiterados ruegos" de éste, le dijo "que lo sentía" y le pidió que "no se lo contara a nadie".
Sin embargo, dos días después de los hechos, el niño se lo contó a su padre, que fue, junto a su hijo, ante la Policía Nacional para denunciarle.
Según el fiscal, el acusado realizó estos hechos "valiéndose de la confianza que tenía la familia del menor".
El niño vivía con su madre y otros dos hermanos, uno menor y otro mayor de edad, y el acusado había llegado a vivir con ellos durante unos dos meses, antes de que el 31 de julio de 2011.
De hecho, el fiscal explica en el escrito que en la denuncia que presentó el menor y su padre ante la Policía Nacional se refieren "hechos similares, entre los mismos sujetos y en el mismo lugar, posiblemente ocurridos, al menos, desde septiembre del año 2010".
Sin embargo, estos hechos, al referirse la denuncia a fechas indeterminadas y "ocasiones numerosas" fueron remitidos a la justicia de Menores en lo concerniente a los ocurridos antes de la fecha en que el acusado cumplió la mayoría de edad.
El fiscal, además de la pena de cárcel y la indemnización, pide que se prohíba al acusado acercarse durante 18 años a menos de 300 metros del menor y comunicarse con él.
En su escrito antes del juicio, la defensa había mostrado su disconformidad con el relato de los hechos de la acusación "por no haber ocurrido los mismos en la forma relatada". Negaba que su representado fuera autor de algún delito y pedía su absolución.