Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

TC establece que se vulneraron los derechos de C's, PSC y PP al tramitar la resolución independentista en Cataluña

(((Esta noticia sustituye a la anterior sobre el mismo tema por un error en el titular)))
El Pleno del Tribunal Constitucional (TC) ha estimado parcialmente el amparo que solicitaron el pasado mes de noviembre Ciudadanos, el PSC y el PP en Cataluña contra la tramitación en el Parlament de la propuesta de resolución independentista de Junts pel Sí y la CUP, han señalado fuentes de este órgano. Se consideran vulnerados los derechos de los diputados.
El recurso se interpuso el pasado 4 de noviembre por los líderes de Ciudadanos, el PSC y el PP en Cataluña, Inés Arrimadas, Miquel Iceta y Xavier García Albiol, respectivamente, quienes acudieron para presentar sendos recursos de amparo contra la tramitación en el Parlament de la propuesta de resolución antes de que algunos grupos, como el Popular, se hubieran constituido formalmente.
Según ha informado el tribunal de garantías el Pleno ha aprobado por unanimidad las tres sentencias que estiman de forma parcial cada uno de los tres recursos presentados contra el acuerdo de la Mesa del Parlamento de Cataluña que rechazó los escritos de reconsideración contra la admisión a trámite de la propuesta independentista, al entender que con esta decisión vulneró los derechos de los diputados que reclamaban dicha reconsideración.
Pese a admitir este asunto para estudiar el fondo, el tribunal de garantías no acogió la petición de medida cautelar instada entonces por Ciudadanos y el PP de dejar en supenso el trámite con el fin de evitar que llegara a producirse el debate de la propuesta independentista.
El PSC no solicitó la suspensión porque no existía ningún precedente de medida cautelar en un recurso contra decisiones de Parlamentos, y creyó, como finalmente ocurrió, que tal petición estaba abocada al fracaso.
Además, según los recurrentes los acuerdos parlamentarios adoptados por los partidos que impulsan la ruptura de Cataluña con España atentaban además contra el orden constitucional y la democracia, por lo que no cabía darles validez.