Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TS revisa mañana la condena a Millet y la exculpación de la cúpula de Urbanismo por el hotel del Palau de la Música

El Tribunal Supremo revisará este miércoles la sentencia de la Audiencia de Barcelona que absolvió por segunda vez a la excúpula de Urbanismo del Ayuntamiento de la capital catalana por el caso del hotel del Palau de la Música y condenó a un año de prisión al expresidente del Palau de la Música, Fèlix Millet, y al que era su mano derecha, Jordi Montull.
La Sección Quinta de la Audiencia absolvió en abril de 2015 al exconcejal de Urbanismo Ramón García-Bragado, al exgerente de este área Ramón Massaguer, al entonces responsable de los servicios jurídicos municipales Enric Lambies y al arquitecto del proyecto que nunca vio la luz, Carlos Díaz. La sentencia fue reescrita después de que el Supremo obligara a ello al considerar que no había valorado de forma adecuada toda la documentación de la causa.
La sentencia condenó a Millet y Montull a un año de cárcel por un delito de tráfico de influencia y por otro de ofrecimiento de realizar tráfico de influencias en este caso que es una ramificación de la gran causa del expolio del Palau. Además, confirma una multa de 3.604.000 euros para el primero y de 901.200 para el segundo.
"HÁBILMENTE OCULTADO"
La operación consistía en la compra de unas fincas próximas al Palau que resultarían revalorizadas por el cambio de asignación de uso de equipamiento a residencial --obligatorio para poder construir el hotel-- y, una vez revalorizadas, venderlas a un tercero lo que, según el tribunal, fue "hábilmente ocultado en todo momento" por Millet y Montull al resto de acusados.
Tras volver a revisar toda la documentación, la Audiencia volvió a concluir que "no resulta suficientemente acreditado" que la excúpula de Urbanismo se hubiera concertado con Millet y Montull para facilitarles la operación especulativa que pretendían llevar a cabo.
Los dos responsables del Palau tenían en mente impulsar el hotel para cubrir las necesidades de la institución musical pero "en realidad actuaron movidos por el ánimo de obtener un importante beneficio económico a través de una operación especulativa inmobiliaria", según la Audiencia.
Además de por la Fiscalía, la sentencia será nuevamente revisada a petición de la Fundación Orfeo Palau de la Música Catalana, la Associacio de Veins en Defensa de la Barcelona Vella y la Associacio de Veins per la Revitalizacio del Casc Antic de Barcelona.