Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TS eleva en 5 años las penas a los piratas que intentaron asaltar el Patiño por consumado el delito

El Tribunal Supremo ha elevado en 5 años las condenas impuestas por la Audiencia Nacional el pasado mes de octubre a los seis piratas somalíes que fueron detenidos en aguas del océano Índico por intentar asaltar el buque de combate español 'Patiño'. Se acoge el recurso del fiscal de modo que el delito de piratería por el que fueron condenados en grado de piratería se considera consumado.
Cinco de los acusados --Mohamed Abdullah Hassan, Mohamed Aden Mohamed, Issa Abdullah Issa, Abdillahi Mohamed Gouled y Mohamed Said Ahmed-- ven elevada su condena desde los 8 a los 13 años de cárcel por delitos de piratería y tenencia de armas de guerra mientras con relación al sexto, Hamoud Elfaf Mahou, la condena aumenta de los 12 a los 17 años al confirmarse también su condena por pertenencia a organización criminal. Fueron los primeros condenados por piratería en España.
Fueron detenidos el 12 de enero de 2012 en aguas del océano Índico por intentar asaltar el buque de combate español 'Patiño'.Cinco de ellos fueron condenados por delitos de piratería y tenencia de armas mientas que el último también fue condenado por pertenencia a organización criminal.
Según la resolución del alto tribunal, los piratas consumaron el delito de piratería a causar daños al buque realizando hasta seis disparos de fusil contra la popa y la chimenea. En este punto discrepa de la Audiencia Nacional, que requiere para la consumación del delito la sustracción del buque o que quede inservible.
SÉPTIMO TRIPULANTE
El incidente se produjo a las 2.29 horas a 87 kilómetros de la costa somalí cuando los somalíes, que iban a bordo de un esquife de cuatro metros de eslora y con motor fuera borda del que habían arrojado a un séptimo tripulante, abordaron el buque con la clara intención de proceder a su abordaje.
La resolución del alto tribunal, de la que ha sido ponente el presidente de la Sala de lo Penal, Juan Saavedra, rechaza todos los motivos alegados por los condenados en sus recusos de casación y acoge únicamente el del fiscal, al estimar que la accion de los piratas produjo no solo daños, sino que supuso también un atentado para las personas y bienes del buque español, contra los que se empleó violencia, al realizar varios disparos con fusilesdel tipo AK-47.
Añade el Supremo, en contra del criterio de la Audiencia Nacional, que independientemente de que los disparos estuvieran dirigidos específicamente a los tripulantes del buque, o que estos resultaran o no heridos, "se atentó sin duda contra ellos y contra este último, pues se les agredió violentamente, disparando sus fusiles".
HECHOS PROBADOS
Los piratas, según el relato de hechos probados, iban armados con al menos siete fusiles AK-47, dos lanzagranadas RPG-7 y otras armas que no han podido ser determinadas y portaban, además, una escala y tres escaleras. Se acercaron al barco español, que transportaba a 218 militares en misión de abastecimiento a los buques dedicados a la persecución de la piratería dentro de la 'operación Atalanta', y se pegaron al costado de babor preparando una escala, con la clara intención de proceder a su abordaje.
Al ser descubiertos por el centinela de guardia los ocupantes del esquife dispararon contra el barco. Los tiros fueron contestados por centinelas españoles, lo que provocó un intercambio de disparos durante dos minutos. De ellos una decena llegó a impactar en diversos puntos del costado del 'Patiño' en la zona de popa de su estructura y chimenea, hasta que el barco se perdió en la oscuridad.
Unos tres cuartos de hora después y cuando el estado de la mar y la luminosidad lo permitieron, del buque salió un helicóptero que detectó a la embarcación, que navegaba a gran velocidad. Cuando se dieron cuenta que estaban siendo perseguidos, los tripulantes arrojaron las armas y las escalas al mar así como otros objetos de pequeño tamaño, entre los que no se descarta la existencia de un GPS que les ayudara a navegar tan lejos de la costa y a localizar embarcaciones como la afectada.
Finalmente, los seis ocupantes lograron ser detenidos por los tripulantes del 'Patiño'. Tres de los somalíes presentaban heridas de bala, mientras que otros dos sufrieron heridas superficiales durante el asalto.