Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TS revisará el 8 de noviembre la condena a 5 años de cárcel a Sagarzazu por dar información al comando Donosti

El Tribunal Supremo celebrará una vista el próximo 8 de noviembre para revisar la condena a cinco años de prisión impuesta por la Audiencia Nacional a José Cándido Sagarzazu por formar parte de un talde de apoyo al 'comando Donosti' de ETA creado en 1998 en la zona de Hernani (Guipúzcoa).
El alto tribunal deliberará sobre el recurso presentado por Sagarzazu y dictará una sentencia de la que será ponente el magistrado Julián Sánchez Melgar. Completarán la Sala Carlos Granados, Jorge Barreiro, José Ramón Soriano y Juan Ramón Berdugo.
El pasado junio, los magistrados de la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional consideraron a Sagarzazu culpable de un delito de colaboración con organización terrorista que habría cometido al recabar información sobre policías y ertzainas para ETA.
Así, junto con los ya condenados Gotzon Aramburu Sudupe y Garikoitz Pascual, elaboró informaciones sobre un miembro de la Policía de San Sebastián, dos ertzainas, una persona llamada Echániz y apodada 'Kattie' y sobre el Cuartel de la Guardia Civil en Fuenterrabía.
El comando de apoyo a ETA estaba además vinculado con otro liderado por Kepa Echeverría en Rentería integrado por Egoitz Gurruchaga y Gorka Lazkano, que habría recabado también datos sobre el miembro de la Ejecutiva del PSOE Manuel Huertas, así como de los vehículos de la Guardia Civil que escoltan autobuses escolares de los hijos del Instituto Armado en el cuartel de Intxaurrondo.
Los magistrados tuvieron en cuenta a la hora de dictar sentencia la confesión del condenado en sede policial tras su detención que, según afirmaron, "estaba corroborada por datos periféricos" como eran las documentaciones ocupadas en el piso que varios de los miembros del 'talde' compartían en la calle Urbieta en San Sebastián.