Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TSJA revisa este miércoles el caso del condenado por matar a su novia en Úbeda (Jaén) y quemar la casa

La Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) celebra este miércoles en Granada una vista oral fijada a partir del recurso de apelación presentado por la defensa del hombre identificado como I.R.G. contra la condena de 23 años menos un día de cárcel que el pasado mes de febrero le impuso la Audiencia de Jaén por un delito de asesinato y otro de incendio que habría cometido al matar a su novia en Úbeda en 2012 y quemar luego la casa.
Tanto el abogado de la acusación particular, Francisco Ibáñez, como el de la defensa del encartado, Guillermo Forteza, han indicado a Europa Press que la vista se ha señalado para las 10,30 horas, y en ella está previsto que la defensa se ratifiquen en su escrito recurso contra el fallo de la Audiencia --que se dictó a partir del veredicto del jurado que enjuició el caso-- y las acusaciones en el de impugnación que presentaron contra ese último.
El letrado de la defensa ha señalado que el recurso que ha elevado al Alto Tribunal andaluz cuenta con una decena de puntos de los que aproximadamente la mitad buscan que el TSJA anule el juicio de la Audiencia y obligue a repetir el mismo, ya que se centran en denunciar supuestos "quebrantamientos de normativa y defectos en el objeto del veredicto" que abordó el jurado.
Para el caso en el que el Alto Tribunal no estime la necesidad de repetir el juicio, la defensa esgrime otros cinco puntos con los que persigue que al condenado se le imponga una pena "más favorable" a sus intereses a través de la consideración de circunstancias atenuantes como las de embriaguez o trastorno mental transitorio.
Como se recordará, la Sección Segunda de la Audiencia jiennense consideró probado que, cuando estaban en el domicilio en el que convivían en régimen de alquiler, I.R.G. propinó "diversos y fuertes golpes" a su novia, lo que hizo que ésta "perdiera la conciencia y cayera al suelo, y una vez caída en el suelo boca arriba e inconsciente, con la intención de causarle la muerte y sin que S.D.J. tuviera posibilidad alguna de defenderse, se situó encima de ella y con las manos apretó fuertemente su cuello hasta que le produjo la muerte por asfixia".
Seguidamente, y para "ocultar los hechos que acababa de realizar", el encartado "prendió fuego de forma deliberada a un sillón o sofá existente en el salón del piso, situados junto al cadáver de S.D.J., cerró las persianas así como la puerta del salón y tras cerrar igualmente con llave la puerta de entrada al piso se marchó utilizando el vehículo" de su novia "en dirección a la población de Güejar-Sierra (Granada), domicilio de su padre, si bien fue detenido por la Guardia Civil poco antes de llegar a la misma al haber tenido un accidente por salida de vía y posteriormente manifestar que había dado una paliza a su novia y reconocer los hechos".