Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TSJA revisará el 30 de abril el caso del condenado por matar a su novia en Úbeda y quemar luego la casa

La Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) acogerá el 30 de abril la vista oral en la que revisará la sentencia que la Audiencia Provincial de Jaén emitió en febrero a partir del veredicto de un jurado popular que condenó a 23 años menos un día de cárcel por un delito de asesinato y otro de incendio a un hombre identificado como I.R.G., acusado de matar a su novia en Úbeda en 2012 y quemar luego la casa.
El abogado que ejerce la defensa del procesado, Guillermo Forteza, ha confirmado a Europa Press que será ese día cuando, a partir de las 10,30 horas, se celebrará dicha vista oral, que deriva del recurso de apelación que esta parte elevó al TSJA en contra de la sentencia dictada por la Sección Segunda de la Audiencia.
El letrado ha señalado que, en función del resultado de la vista, pero, "sobre todo, del escrito del recurso" interpuesto por él mismo, cabe la posibilidad de que "haya que repetir el juicio" inicial de la Audiencia --también con el procedimiento del jurado-- o se dicte una sentencia distinta "más favorable" a su representado.
Forteza confía en que pueda producirse alguna de esas opciones, ya que cuestiona que el celebrado en la Audiencia fuera "un juicio justo", por lo que espera que "haya justicia" en el TSJA, aunque "nadie discute que hay una muerte" en la base de este caso.
Con todo, ha insistido en subrayar la importancia que tendrá el recurso interpuesto para que el Alto Tribunal andaluz se pronuncie de una u otra manera, un documento que, según ha enfatizado, tendrá más importancia que la propia vista oral, a la que están citadas todas las partes implicadas.
Como se recordará, la Sección Segunda de la Audiencia consideró probado que, cuando estaban en el domicilio en el que convivían en régimen de alquiler, I.R.G. propinó "diversos y fuertes golpes" a su novia, lo que hizo que ésta "perdiera la conciencia y cayera al suelo, y una vez caída en el suelo boca arriba e inconsciente, con la intención de causarle la muerte y sin que S.D.J. tuviera posibilidad alguna de defenderse, se situó encima de ella y con las manos apretó fuertemente su cuello hasta que le produjo la muerte por asfixia".
Seguidamente, y para "ocultar los hechos que acababa de realizar", el encartado "prendió fuego de forma deliberada a un sillón o sofá existente en el salón del piso, situados junto al cadáver de S.D.J., cerró las persianas así como la puerta del salón y tras cerrar igualmente con llave la puerta de entrada al piso se marchó utilizando el vehículo" de su novia "en dirección a la población de Güejar-Sierra (Granada), domicilio de su padre, si bien fue detenido por la Guardia Civil poco antes de llegar a la misma al haber tenido un accidente por salida de vía y posteriormente manifestar que había dado una paliza a su novia y reconoció los hechos".