Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TSJCV prorroga la prisión para el presunto cabecilla de la trama de Cooperación por dos años más

La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) ha acordado prorrogar la prisión provisional al empresario y presunto cabecilla de la trama del 'caso Cooperación', Augusto César Tauroni, por un plazo máximo de dos años, según ha informado el tribunal valenciano.
El tribunal ha adoptado esta medida después de que este miércoles se celebrara una comparecencia de prisión, a instancias del ministerio fiscal, para estudiar la posible prórroga de prisión del expresidente de la Fundación Hemisferio.
En la vista, el letrado de Tauroni -único en prisión en este procedimiento en el que se investigan presuntas irregularidades en las ayudas concedidas por la extinta Consejería de Solidaridad y Ciudadanía a proyectos para ONG-, volvió a pedir la libertad para su representado -quien se encuentra en la cárcel de Picassent desde febrero de 2012- al alegar que no existía riesgo de fuga y que se podían adoptar otro tipo de medidas distintas a su internamiento en prisión para garantizar su presencia en España.
Ésta era la tercera comparecencia celebrada en el TSJCV a lo largo de la instrucción para debatir sobre este asunto. En las dos primeras, la magistrada instructora, Pía Calderón, descartó la puesta en libertad de Tauroni al mantener que seguía existiendo riesgo de fuga y que no se habían introducido nuevos hechos que permitieran adoptar una resolución diferente.
Sobre esta nueva petición, el tribunal valenciano ha vuelto a acordar la prórroga de prisión por un plazo máximo de dos años. Así, el acusado es trasladado todos los días al juicio en un furgón policial, escoltado por agentes, y una vez en la sala se le quitan los grilletes.