Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mas dice que la reacción de la UE a independencia de Cataluña "no será expulsar a 7 millones de europeos"

Acusa a Almunia de mantener una posición "interesada" al sostener que Cataluña quedará fuera de la UE
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha asegurado este lunes que la reacción de la UE a la independencia de Cataluña "no será expulsar a siete millones de europeos" y se ha mostrado convencido de que se encontrarán "soluciones políticas" para que Cataluña siga formando parte del club comunitario.
Mas ha reconocido que "puede ser que haya más preocupación" en la UE sobre la situación en Cataluña que hace un año. "Algunas declaraciones invitan a pensar eso, aunque a mi no me lo han dicho", ha relatado. Pero a su juicio, comisarios como Joaquín Almunia o Michel Barnier mantienen posiciones "interesadas" al sostener que Cataluña quedará fuera de la UE si se independiza.
"El señor Almunia es un representante del Estado español. Ha sido ministro de Gobiernos españoles y fue candidato del PSOE a las elecciones presidenciales. No se le puede suponer que sea una persona absolutamente neutra", ha alegado.
"Nosotros no deducimos que esta sea la doctrina definitiva de la UE, ni mucho menos", ha indicado el presidente de la Generalitat. Bruselas sólo dará su veredicto final cuando la situación se plantee -ha argumentado- ya que "no hay precedentes" para el caso de la independencia de un territorio de un Estado miembro. Además, "la Comisión dará su parecer, pero esto hay que resolverlo entre los Estados".
"La solución europea no será expulsar a siete millones y medio de europeos, seguro que no", ha subrayado Mas. "La UE no expulsará a europeos porque quieran tener un estatus diferente, y nosotros somos europeos, exactamente igual que los otros", ha indicado.
En este sentido, el presidente de la Generalitat ha señalado que Cataluña cumple las normas de la UE, que sus habitantes gozan de la ciudadanía europea y que ha sido contribuyente neto a las arcas comunitarias desde la adhesión en 1986, a diferencia del conjunto de España.
"Todo lo que está pasando en Cataluña, no lo hacemos pensando que tendremos un estatus diferente dentro de la UE, lo hacemos pensando que tendremos el mismo", ha insistido Mas. "¿Qué sentido tiene que a este pueblo, por querer tener un estatus político distinto, que por cierto es el que tienen todos los demás, se le tenga que echar?", se ha interrogado.
Los ciudadanos catalanes, ha defendido el presidente de la Generalitat, esperan que la UE observe el proceso en Cataluña con "comprensión y respeto" y "sin beligerancia" ni posturas "a priori". "Europa haría bien en estudiar lo que está pasando en Cataluña porque no hay muchos movimientos de raíz popular, democrática y pacífica que hoy despierten la carga de transversalidad e ilusión que hay en la sociedad catalana", ha apuntado.
SIN REUNIONES CON BARROSO O VAN ROMPUY
Mas ha restado importancia al hecho de que el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, haya eludido recibirle en Bruselas pese a que le pidió una entrevista alegando motivos de agenda. "No hay que darle más trascendencia porque no la tiene", ha dicho el presidente de la Generalitat.
Desde que accedió por primera vez a su cargo, ha proseguido, se ha reunido ya tanto con Barroso como con Van Rompuy y con 20 de los 28 comisarios, pese a no ser jefe de un Estado.
Durante su visita a Bruselas se ha reunido con el comisario de Empleo, László Andor, con quien ha abordado las iniciativas para abordar el paro juvenil y los fondos para luchar contra la pobreza y la exclusión, y con el responsable de Administración, Maros Sefcovic, para hablar de las próximas elecciones europeas y de las iniciativas de transparencia del Gobierno catalán.
Con el vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, Mas tenía previsto abordar la estrategia de diversificación y apertura de la economía catalana y las políticas de ajuste. El presidente de la Generalitat ha sostenido que Cataluña "ha llegado al límite de su capacidad de reducción del gasto", con un recorte del 20% en los presupuestos en últimos 3 años, y ahora "el gran reto es cómo aumentar los ingresos".