Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT: Excluir a los inmigrantes irregulares de la sanidad es una medida de "dudosa constitucionalidad"

UGT advierte de que la exclusión a los inmigrantes del derecho de asistencia sanitaria es una medida de "dudosa constitucionalidad" porque "afecta al derecho a la protección de la salud de las personas y a la salud pública del conjunto de la población".
En un comunicado, esta organización indica que la nueva regulación puede provocar la "desatención e interrupción de tratamientos para ciudadanos españoles, comunitarios y extranjeros no comunitarios en situación administrativa regular".
Asimismo, critica que durante todo el mes de agosto, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad haya lanzado "mensajes contradictorios y faltos de rigor", como que este colectivo se podría suscribir convenios especiales con la seguridad social, una medida "inviable para los extranjeros en situación administrativa irregular".
De igual modo, reprocha a este departamento que insista en que se atenderá a los enfermos crónicos 'sin papeles', siempre que paguen, pero que, a fecha de hoy, "no se ha regulado nada al respecto". "Lo único que parece claro es que se trata de colocar a estas personas y, especialmente a algunas, en la disyuntiva de retornar a sus países de origen", denuncia.
UGT señala que se trata de una medida "justificada con mentiras" --como la del turismo sanitario y el gasto que supone-- y denuncia que este miércoles se utilizarse el informe del Tribunal de Cuentas el año 2009, "que lo único que pone de manifiesto es que España no ha seguido los procedimientos administrativos para cobrar a los estados de la Unión Europea la asistencia sanitaria que España presta a sus ciudadanos, pérdidas valoradas en cientos de millones de euros".
En este sentido, señala que dicho documento "en ningún momento" pone en cuestión la asistencia sanitaria a inmigrantes sin papeles, ni el carácter universal de la sanidad. "La mayor falsedad es que se diga que la sanidad se paga con las cuotas de la seguridad social porque se financia con impuestos que todos los pagamos", concluye.