Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPyD censura la "insaciabilidad" de los directivos de Caja Madrid con tarjetas 'B' y exige que devuelvan todo el dinero

El portavoz económico de UPyD en el Congreso, Álvaro Anchuelo, ha criticado la "insaciabilidad" de los 86 directivos de Caja Madrid que cargaron en sus tarjetas de empresa gastos privados por valor de 15,2 millones de euros en el periodo que va entre 2003 y 2012, y les ha exigido que devuelvan todo el dinero que se llevaron.
En rueda de prensa en la Cámara Baja, Anchuelo se ha manifestado en estos términos después de que la Fiscalía Anticorrupción pidiera este miércoles investigar estos hechos al juez de la Audiencia Nacional encargado del 'caso Bankia', Fernando Andreu.
El parlamentario magenta ha admitido sorprenderle que directivos de Caja Madrid que poseen unos sueldos "millonarios" y cuentan con gastos de representación se permitieran ciertos lujos "y, no contentos con eso", además usaran tarjetas "totalmente irregulares" para gastos que no se declararon a Hacienda.
Anchuelo ha señalado que el informe de la Fiscalía supone "una vuelta de tuerca más" en el "escándalo" de Caja Madrid que UPyD llevó a los tribunales y ha censurado que ahora algunos partidos que los nombraron se "rasguen ahora las vestiduras". "Es fácil rasgarse las vestiduras pero también habría que poner los medios para que las cosas no hubiera sucedido o se hubieran exigido responsabilidades", ha subrayado.
Y ENCIMA HAN SIDO "PREMIADOS"
Para Anchuelo, los directivos de Caja Madrid señalados por el Ministerio Público no sólo deben devolver el dinero gastado a través de tarjetas en 'B', sino también "todas las indemnizaciones y premios que recibieron" de la entidad.
Y es que, en su opinión, resulta "paradójico" que estos consejeros y directivos de la extinta Caja Madrid no sólo no fueran "castigados", sino que hayan sido "premiados" por "hundir" este tipo de instituciones.
Y eso, ha apuntado, pese a los efectos que han tenido sobre los trabajadores de la entidad, sobre los preferentistas estafados o sobre las cuentas públicas del Estado. "No se puede imaginar mayor desastre social y menos repercusión sobre los culpables", ha dicho.