Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urkullu propone "actualizar el estatus" vasco, pero no tomará a Cataluña como "referencia"

Defiende que los cambios en el autogobierno se realicen sobre "una base acordada por todas las sensibilidades políticas"
El lehendakari, Iñigo Urkullu, defenderá este jueves, en el pleno de política general del Parlamento vasco, la necesidad de "actualizar el estatus de autogobierno de Euskadi" sobre "una base acordada y compartida por todas las sensibilidades políticas", aunque sin marcar un procedimiento concreto ni tomar el proceso catalán como "referencia".
El Gobierno vasco ha remitido ya a la Cámara autonómica el resumen del discurso que el lehendakari realizará en el pleno del jueves, y el portavoz del Ejecutivo autonómico, Josu Erkoreka, ha adelantado este martes algunas de las propuestas que realizará Urkullu en la sesión plenaria.
Urkullu, según se recoge en el documento distribuido por el Ejecutivo tras el Consejo de Gobierno, aludirá a que éste es un "momento especial" en la "historia" de Euskadi porque "afronta un tiempo de transición económica, transición en la convivencia y también transición política".
En opinión del lehendakari, "el nuevo tiempo viene marcado por la profundidad de una crisis económica global, la desaparición del chantaje terrorista, el debilitamiento del modelo de Estado autonómico y los cambios experimentados en el marcho europeo".
A su juicio, esta "transición" constituye "un reto y una oportunidad" que "demanda nuevas respuestas". El presidente del Ejecutivo autonómico, tal como figura en el resumen de su intervención, planteará que "hoy vivimos la oportunidad de actualizar nuestro estatus de autogobierno sobre unas bases acordadas y compartidas por todas las sensibilidades políticas".
El programa de Gobierno del Ejecutivo autonómico, aprobado en abril, ya contempla entre sus objetivos, la consecución de un nuevo estatus político para el País Vasco. Al presentar dicho programa, el lehendakari recordó que, en la última campaña electoral, su partido fijó para 2015 el objetivo de lograr un nuevo acuerdo sobre el autogobierno, que, en todo caso, debería ser consensuado por los partidos y "refrendado" por la sociedad.
Erkoreka, al ser preguntado acerca del alcance de la propuesta que planteará Urkullu en el pleno de política general, ha anunciado que el lehendakari no marcará "un camino concreto" y que "no tomará como referencia" el proceso soberanista de Cataluña.
UN DEBATE "PENDIENTE"
En este sentido, ha explicado que Urkullu planteará la necesidad de que el Parlamento --en el que en las próximas semanas se creará una ponencia sobre autogobierno-- reanude un debate "pendiente"; todo ello, en un momento en el que la reflexión sobre el modelo de autogobierno está planteándose "en muchos parajes".
Además, Erkoreka ha defendido la conveniencia de que la Cámara vasca afronte en estos momentos un debate de este tipo, dado que ahora su "representatividad" ya no está limitada por "ilegalizaciones" --en referencia a la ausencia de la izquierda 'abertzale' en el Parlamento en pasadas legislaturas-- ni por la actividad terrorista de ETA. "Es el momento oportuno", ha destacado.
PAZ Y CONVIVENCIA
El discurso del presidente del Gobierno vasco también incluirá un apartado dedicado a la paz y la convivencia. Urkullu subrayará que la paz "es una oportunidad histórica que no podemos frustrar", y, según ha especificado el portavoz de su gabinete, apelará a la "responsabilidad" de los partidos políticos y los agentes sociales para "consolidar" la convivencia.
En materia económica, advertirá de que, tanto 2013 como 2014, serán "años duros y difíciles", y que "el rigor y la contención son indispensables para volver a crecer". Pese a ello, reafirmará su voluntad de "atender a la demanda de servicios sociales" y de adoptar medidas de impulso de la economía.
FIN DE LA RECESIÓN
Urkullu, que reconocerá que su decisión de gobernar en minoría hace necesario buscar "un nuevo tiempo de acuerdos" con otras formaciones políticas, destacará que, pese a todo, "las previsiones económicas apuntan a que se pueda producir una estabilización a finales de este año".
"En términos estadísticos significa que se podría dar por cerrada la fase de recesión, pero quedará un largo camino para volver a la senda del crecimiento, previa a la recuperación del empleo", subrayará en su intervención. 2014, tal como se recoge en el resumen del discurso, "será también duro, con una previsible recuperación débil, pero sin efectos en la previsión de creación de empleo".