Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urkullu pide a los cuatro grandes partidos españoles que cambien y abandonen el "diálogo de sordos"

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha considerado "imprescindible" que los cuatro grandes partidos españoles cambien y abandonen el "diálogo de sordos". "Esto exige menos soberbia y más humildad. Menos autosuficiencia y más entendimiento y acuerdo", ha indicado.
Urkullu ha presidido esta tarde en el Palacio Miramar de San Sebastián la apertura de los XXXV Cursos de Verano de la UPV/EHU, donde se ha referido así a la nueva campaña electoral que se abrirá este jueves y ha criticado que el Gobierno español saliente ha "desdeñado el principio de búsqueda de consenso".
En su intervención, el jefe del Ejecutivo vasco ha recordado que inició su andadura presentando tres ejes prioritarios: Recuperación económica y empleo; Paz y Convivencia; y Nuevo Estatus de Autogobierno para Euskadi. "Ninguno es ajeno a este contexto de interacción local y global. Nuestra estrategia se asienta en el reconocimiento de que vivimos en un mundo, un tiempo y una realidad compleja", ha indicado.
En este sentido, ha destacado los dos principios que ha tratado que orienten la actuación del Gobierno: el principio ético y el principio de consenso.
"En la respuesta a la crisis económica, el principio ético es determinante. Lo primero es la solidaridad, buscar soluciones para las personas que atraviesan la peor situación", ha explicado, para advertir de que "no podemos permitir que la consecuencia final de la crisis sea la pérdida de derechos de las personas. Al contrario, tenemos que priorizar la integración laboral y las oportunidades de empleo de calidad, esta es la política social más eficaz".
En el ámbito de la paz, ha manifestado que la juventud vasca vive esta agenda como algo que "ha envejecido rápidamente". "Al mismo tiempo, se abre paso una agenda emergente de los derechos humanos, la convivencia intercultural e interreligiosa, la lucha contra las desigualdades o la exclusión", ha adelantado.