Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urkullu reivindica la apuesta historica del PNV por la independencia y dice a Batasuna: "los conversos, a la cola"

El presidente del PNV, Íñigo Urkullu, ha negado estela apuesta histórica miércoles que su partido esté en una "carrera" soberanista con la izquierda abertzale y ha reivindicado la apuesta histórica de su partido por la independencia y la autodeterminación, de manera "gradual" y desde la responsabilidad institucional. A su juicio, los "conversos" son los abertzales, así que les ha pedido que se pongan "a la cola".
"No es interés ni es intención del PNV que esto se vea como una competencia con la izquierda abertzale, cuando además la izquierda abertzale ha podido mantener un discurso maximalista sin ningún tipo de responsabilidad institucional y valiéndose del trabajo de construcción institucional que el PNV junto con otras fuerzas han venido haciendo durante 34 años. Así que, bienvenidos, los conversos a la cola", ha manifestado.
El líder nacionalista se ha expresado así en rueda en el Palacio de la Moncloa tras una reunión con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, preguntado acerca de la pugna por el espacio político independentista en el País Vasco después del comunicado en el que ETA ha puesto fin a su actividad armada.
Urkullu ha replicado que los conceptos de independencia, territorialidad, soberanía, derecho de autodeterminación y derecho a decidir no son "originales" de ETA ni de la izquierda abertzale, ni éstas son "autoridad" para utilizarlos de manera "patrimonialista". Es más, ha remarcado que el PNV tiene 116 años de historia y que estos planteamientos están en sus documentos fundacionales y también en los de los últimos tiempos.
Así, ha negado que el PNV esté en una "confrontación" con la izquierda abertzale por los planteamientos soberanistas, sino que esta es su "reivindicación histórica", y que la ha llevado a cabo sin dar "saltos en el vacío", sino desde la "progresividad", en un "camino gradual" en función de las "circunstancias políticas", basándose en el "consenso" y el "respeto social".
En esta línea, ha señalado también que su propuesta de un "acuerdo constituyente" que permita relaciones de bilateralidad con el Estado "no es ninguna novedad" y ha afirmado que se trata de una cuestión a la que ha apelado "desde hace más de un año" su partido en el marco de la reforma del Estatuto de Gernika, aunque no ha concretado cuál sería la fórmula política que daría cabida a este "nuevo estatus".