Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Valencia insta a Delegación de Gobierno a no autorizar actos orientados a fomentar el odio y el racismo

El Ayuntamiento de Valencia ha instado a la Delegación del Gobierno en la Comunidad Valenciana a "no autorizar actos orientados a fomentar el odio, el racismo y los prejuicios", en alusión al acto 'Primavera Española' organizado por la Asociación Cultural In Memoriam Juan Ignacio y a la que está prevista la asistencia de una nieta de Mussolini.
La Junta de Gobierno Local del consistorio ha aprobado en su sesión de este viernes una declaración en este sentido por medio de la que insta a la Delegación del Gobierno a "no consentir la celebración de actos y concentraciones de carácter ultraderechista, convocados con la única finalidad de fomentar los discursos del odio y que pretenden alterar la convivencia pacífica" de la ciudad.
Así lo ha anunciado tras la Junta de Gobierno Local el segundo teniente de alcalde y concejal de Participación, Derechos e Innovación Democrática, Jordi Peris. En la declaración aprobada por el ejecutivo municipal que preside el alcalde Joan Ribó se expresa que "Valencia, sus vecinos y vecinas" quieren "vivir en paz".
Igualmente, se destaca que es "un derecho del Ayuntamiento y del resto de administraciones procurarlo". "El derecho a la libertad de expresión no ampara la apología del totalitarismo, del feminismo, la xenofobia, el racismo, la homofobia, el machismo, el negacionismo y cualquier expresión tendente a fomentar o justificar el odio y la violencia", recoge la declaración.
En este escrito el gobierno local indica que Valencia es "una ciudad abierta" y la describe como "abierta a la diversidad, a las culturas, a los afectos, a las creencias", "a la pluralidad y a la democracia". De este modo, afirma que ésta es una "constatación" que quiere hacer "pública" ante "la organización de actos que pretenden impulsar el discurso del odio y el prejuicio".
En esta línea, el equipo de gobierno municipal plantea que "Valencia, desde sus orígenes como ciudad se ha abierto a la multiculturalidad", a la vez que apunta que "la gran mayoría de sus vecinos y vecinas se muestran orgullosos de una convivencia que ninguno ha de romper".
"Por eso, este equipo de gobierno municipal rechaza contundentemente cualquier expresión destinada a restringir las libertades de las personas o a fomentar el odio irracional hacia colectivos por su identidad cultural, étnica, sexual, lingüística o manera de pensar", expone la declaración aprobada.
El gobierno local señala, asimismo, que la ciudad de Valencia "ha padecido brotes de violencia de carácter ultraderechista" y destaca que "aún hay grupúsculos que pretenden fomentarlo en contra de la gran mayoría de la población valencia que, como este gobierno municipal, apuesta por los valores del respeto a la diferencia y de la igualdad en la diversidad".
"No consentiremos que se dé ni un paso atrás en la defensa de los valores democráticos y denunciaremos la condescendencia con la que muchas veces se ha tratado a los grupos violentos y a sus acciones", agrega el ejecutivo local en la declaración.
"ORGULLOSOS DE SU CONVIVENCIA"
Tras anunciar la aprobación de este escrito, Jordi Peris ha insistido en el carácter "abierto" de la capital valenciana y ha hablado de ella como una ciudad "plural, diversa y multicultural" cuyos "vecinos y vecinas se sienten orgullosos de su convivencia y de su diversidad".
Peris ha expresado el "rechazo más contundente" del gobierno local "hacia cualquier forma de expresión que pueda fomentar la limitación de las libertades, el racismo, la xenofobia, la homofobia o el machismo".
"No consentiremos ningún paso atrás en la defensa de los valores democráticos y denunciaremos siempre cualquier tipo de condescendencia con estas iniciativas", ha reiterado el edil, a la vez que ha dicho que "la libertad de expresión no legitima ni ampara la apología del racismo ni la xenofobia".