Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Veinticinco años del asesinato de Casas, primer socialista víctima del terror

El 23 de febrero de 1984, hace hoy 25 años, los Comandos Autónomos Anticapitalistas asesinaban en el portal de su domicilio de San Sebastián al senador Enrique Casas, candidato socialista a lehendakari en las elecciones autonómicas que tuvieron lugar tres días después.
Le dispararon dos encapuchados a los que él mismo abrió la puerta de su casa. Seis impactos de bala. Junto a él estaba su hijo mayor, Richard, de 17 años.
Enrique Casas, que se había distinguido por su denuncia frontal del terrorismo, era parlamentario vasco, secretario de Organización del PSE-PSOE y miembro de la Junta de Seguridad del País Vasco. No tenía escolta permanente, aunque sí un servicio de protección en sus desplazamientos.
Los terroristas le convirtieron en el primer candidato electoral asesinado en España tras el restablecimiento de la democracia, el primer senador víctima de la violencia, el primer socialista en morir por la barbarie.
Pablo Pego Gude, alias "Antxon el Grande" y José Luis Merino Quijano, "El Coronel" fueron esos dos encapuchados. El primero, considerado autor material del atentado, murió en agosto de 1984 en un enfrentamiento con la policía. Merino Quijano fue condenado a 53 años de cárcel por el asesinato de Casas. Sólo cumplió 17.
Los Comandos Autónomos Anticapitalistas (CAA) surgieron en 1977 al producirse una escisión en el Frente Obrero de ETA, a la que se unieron posteriormente pequeños colectivos descolgados de otras organizaciones terroristas como ETA Político-Militar o los comandos 'Bereziak' y sectores del llamado 'movimiento asambleario'.
Se definían como una organización anticapitalista, asamblearia y nacionalista, contraria a la "alternativa KAS" defendida por ETA y que consideraba a partidos y sindicatos "organismos de control de la lucha del pueblo".
Desde que esta banda terrorista se diera a conocer -en abril de 1978- hasta su desaparición en 1985, provocó la muerte de veinte personas y llevó a cabo varios secuestros, uno de los cuales acabó con el asesinato del rehén, el industrial Francisco Asín.
Sedes de organismos oficiales, cuarteles, partidos, o medios de comunicación -como la Agencia Efe- fueron también atacadas por la organización.
La proximidad de las elecciones vascas del 1 de marzo hace que el 25 aniversario del asesinato de Enrique Casas tenga una significación especial para sus compañeros de partido que, año tras año, le han recordado en la Casa del Pueblo de San Sebastián o el cementerio donostiarra de Polloe, en el que está enterrado.
Su viuda, la eurodiputada del PSOE Bárbara Durkhorp, volverá a recibir hoy ese respaldo en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, en la presentación del libro de José María Benegas "Recuerdo de Enrique Casas", a la que acudirán la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, el secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, Ramón Jáuregui, y el presidente del Senado, Javier Rojo.
"Las horas que siguieron a su asesinato quizá fueron las más duras y amargas de mi vida. Después las he vivido muy parecidas pero aquélla fue la primera vez que tuve que apretar los dientes, aguantar la rabia y contener mis reacciones", escribió José María Benegas en el vigésimo aniversario de su asesinato.
Benegas era entonces el secretario general del Partido Socialista de Euskadi. No pudo contener las lágrimas cuando se enteró de la noticia, al igual que Ramón Jáuregui, delegado del Gobierno en el País Vasco.
Un busto de Enrique Casas, colocado junto a los otros dos senadores asesinados por ETA durante la democracia, Manuel Broseta y Manuel Giménez Abad, le recuerda en el Senado, donde los tres dan nombre a distintas salas del Palacio de la Plaza de la Marina Española.
Nació en Guadix (Granada) el 9 de octubre de 1943. Era licenciado en Física Nuclear en Alemania, país en el que conoció a su esposa. Tenía cuatro hijos: Daniel, Cristina, Andreas y Richard.