Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vic, a la espera del pronunciamiento de Interior

El consistorio de Vic quiere que el Ministerio del Interior se pronuncie sobre su propuesta de no empadronar a los inmigrantes ilegales. Ha enviado una instancia en la subdelegación del Gobierno en Barcelona dirigida a Alfredo Pérez Rubalcaba, a través de la cual le reclama que informe por escrito sobre los requisitos de los pasaportes que presentan los inmigrantes para inscribirse.
Es decir, Vic quiere que el departamento de Rubalcaba le informe sobre si tienen que considerar como válido y suficiente un pasaporte sin visado en el caso de extranjeros que no pertenecen a la UE y que quieran inscribirse en el padrón.
Pide al Ministerio que le informe sobre la respuesta a la consulta para poder validar la actuación de la corporación municipal, "o señalar en todo caso cuál tiene que ser la que se corresponda al más estricto cumplimiento de las normas legales, internas y comunitarias, que resultan de aplicación".
Y todo esto después de que el Ayuntamiento tenga en sus manos un informe jurídico externo, pero encargado por la propia corporación municipal que sostiene que la propuesta de no empadronar a los inmigrantes en situación irregular, "no puede ser tildada de ninguna de las maneras como incorrecta o contraria a la ley".
Rubalcaba opina
Por su parte, Alfredo Pérez Rubalcaba ha insistido en que un inmigrante irregular que vive en un pueblo tiene derecho a empadronarse y ha expresado su confianza en el "buen sentido" del alcalde de Vic y en que se zanjará la polémica sobre el empadronamiento en las próximas horas.
"Conviene que los partidos se aclaren, también el PP", ha aconsejado el titular de Interior, "ya que con independencia de lo que pase en el grupo municipal de Vic, que es un tema que tiene que hablar el PSC, la posición del Gobierno y del PSOE ha sido clarísima, pero he visto al señor Rajoy dudando".
Así, ha señalado Rubalcaba, en Vic hay un partido de extrema derecha que está promoviendo estos debates, que ha calificado de complicados y con un "tufillo", ha dicho, "que no me gusta".
El problema de fondo son los derechos sociales y si "queremos o no que los hijos de los inmigrantes irregulares vaguen por las calles o queremos darles educación, como manda nuestra Constitución", ha preguntado el ministro.
Otros partidos
El diputado de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, ha señalado que la Ley de Extranjería, la Constitución y la doctrina del Constitucional son "claras" y establecen que "no puede haber ningún requisito administrativo" que impida a los inmigrantes irregulares empadronarse en el municipio en el que viven. 
Por su parte, el coordinador económico del PP, Cristóbal Montoro, ha defendido los efectos "enormemente positivos" para la economía española de la llegada de los inmigrantes y ha rechazado que "la izquierda y algunos partidos políticos", revelen su cara "xenófoba" y digan que no se "pueden empadronar".
El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, ha señalado que, tras el informe jurídico, "la pelota está en el tejado" del ministro del Interior.
Ediles socialistas
Además, los concejales del PSC en Vic han desoído las instrucciones de la Ejecutiva del partido que les pedía que no apoyaran la iniciativa. No obstante, el segundo teniente de alcalde y portavoz del PSC en el Ayuntamiento, Josep Burgaya, ha dicho que el equipo de gobierno municipal en su totalidad y los cuatro ediles socialistas en particular serán "absolutamente escrupulosos" en el respeto de la legalidad vigente. 
A falta de un pronunciamiento de Interior, que diga lo contrario, los nuevos criterios son un acuerdo alcanzado por el equipo de gobierno, que no necesitan ser refrendados por el plenario y que, por tanto, están vigentes.