Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ganadero Victoriano Martín: "los toros son tan vascos como el árbol de Guernica" y es "dictatorial" la supresión

El conocido ganadero de todos de lidia, Victorino Martín, ha dicho este martes que "los toros son tan vascos como el árbol de Guernica" y que , es "dictatorial" la supresión que pretende llevar a cabo el alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre.
En declaraciones a Europa Press, Martín ha asegurado que Izagirre, al no intentar llegar a un acuerdo con ninguna empresa taurina para que las corridas de toros se sigan celebrando la Semana Grande del próximo año en San Sebastián, "no ha tenido en cuenta ni la historia de la ciudad de San Sebastián, ni los gustos del pueblo vasco, ni la historia de la propia plaza".
"Creo que como todas las medidas dictatoriales es injusto y además es abrir un debate en San Sebastián de una manera artificial que no existe", ha añadido el ganadero.
En este sentido, Victorino Martín, uno de los ganaderos de toros de lidia mas importantes de España, ha reiterado que "los vascos también son taurinos, hace poco un ayuntamiento regido por Bildu hizo un referéndum para ver si se seguían dando las novilladas que se daban y salió por mayoría que si".
Victorino Martín se refiere concretamente al municipio de Cestona, provincia de Guipúzcoa donde el pasado 3 de junio se produjo 'recogida de peticiones' entre sus habitantes para ver si se mantenían o no la fiestas taurinas en la localidad, el sí sumó un total de 63,99% de las papeletas.
También, el empresario taurino ha criticado la postura Izagirre :"Lo que esta haciendo el alcalde de San Sebastián es una provocación y además una forma de darse publicidad gratuita a costa de los toros".
Además, Martín considera que se está haciendo "un daño irreversible a la ciudad desde el punto de vista económico y moral" por que a su juicio para muchos donostiarras "la mayor pasión de su vida son los toros, por lo que está frustrando su bienestar".