Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero llega al Consejo que abordará la crisis y la candidatura de Barroso

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (dcha), saluda al primer ministro de la República Checa, Jan Fischer, al inicio de la reunión que ambos mantuvieron hoy, antes del inicio de la Cumbre de la UE en Bruselas. EFE/Horst Wagnertelecinco.es
El jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, llegó a primera hora de la tarde a la sede del Consejo Europeo para participar en la Cumbre que analizará la crisis económica, el referéndum irlandés del Tratado de Lisboa y el apoyo a la reelección de José Manuel Durao Barroso al frente de la Comisión.
Zapatero, acompañado por su ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha sido recibido por el primer ministro checo, Jan Fischer, con quien se reunió esta mañana.
Su agenda ha comenzado de forma accidentada en la capital belga, ya que una manifestación de productores de leche europeos, con cientos de tractores, le impidió llegar a la reunión del Partido Socialista Europeo.
Esta tarde mantendrá sendos encuentros en la sede del Consejo con los primeros ministros de Hungría, Gordon Bajnai; y de Eslovenia, Borut Pahor; ya que la entrevista prevista con el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, cuyo país presidirá la UE a partir del 1 de julio, se ha pospuesto a mañana por la mañana.
Ante el resto de jefes de Estado y de Gobierno, Zapatero abogará por un mayor compromiso de la UE con el empleo y con un sistema comunitario de supervisión financiera y reiterará su respaldo a Barroso, a pesar de que los líderes socialistas están divididos ante su candidatura.
España también dará su visto bueno a las exigencias que plantea Irlanda para de convocar su referéndum y confía en que esta consulta se celebre en septiembre u octubre, con el fin de que el Tratado de Lisboa entre en vigor cuanto antes.
De ello depende, entre otras cuestiones, que España cuente en el Parlamento europeo con cuatro escaños más.