Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero: "Pude equivocarme pero no engañé"

Zapatero pide confianza y compromiso de los ciudadanos para salir antes de la crisis. Vídeo: Informativos Telecinco.telecinco.es
"Pude equivocarme pero no engañé", señaló Zapatero al aludir a las previsiones económicas que daba el Gobierno antes de las elecciones, además de recordar que la mayoría de los organismos internacionales las han tenido que revisar a la baja en al menos ocho ocasiones desde entonces.
Zapatero reconoció que ésta es una crisis "brutal" e insistió en que es internacional y ha estado provocada por el descalabro financiero que comenzó en Estados Unidos.
El jefe de Gobierno animó asimismo a Javier, un electricista navarro que montó una empresa antes de las elecciones a la vista de las buenas previsiones y que le reprochó el haber fallado en ellas, a que continúe con su iniciativa "encomiable" de abrir un nuevo negocio.
También le pidió que continúe "pensando en el futuro" porque "los grandes y pequeños proyectos empresariales están hechos de tropiezos".
En respuesta a una ciudadana, Zapatero reconoció que se le critica por ser optimista, pero defendió esta actitud ante la situación económica, además de su confianza en la capacidad de recuperación del país: "vamos a superar esta crisis y vamos a salir más fortalecidos".
"Ser optimista es creer que puedes superar las cosas", dijo el jefe del Ejecutivo, quien se remontó a décadas anteriores en las que "no había apenas posibilidades" de educación, ni sanidad, ni protección por desempleo, y los ciudadanos, durante la transición, "hicieron que este país sea como es hoy".
Cuestionado por otra ciudadana sobre si se había planteado dimitir "como hacen los entrenadores" de fútbol, ante la mala situación económica, Zapatero insistió en que su deber es estar al frente de la situación, "dar la cara" y "trasmitir confianza con la convicción de que vamos a superar la crisis".
Además puntualizó que, a diferencia de un entrenador de fútbol, al presidente del Gobierno lo eligen los ciudadanos, y por tanto tiene un mandato y una responsabilidad con la sociedad.
El paro le quita el sueño
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado esta noche que, "sin duda", si algo le quita el sueño "son las personas que pierden su empleo".
Ha reiterado que tiene "todas las ganas de luchar" para cambiar la actual situación económica y por mejorar las cifras de empleo.
Zapatero también ha asegurado que siente como suya "la responsabilidad de cada puesto de trabajo" y ha subrayado que está en marcha un plan que permitirá ejecutar la mayor inversión en obra pública que se ha hecho en democracia.
Zapatero, que ha respondido así a un autónomo del sector de la construcción de Soller (Baleares), ha informado de que, en definitiva, se trata de 31.000 obras públicas, que durante un año tendrán la capacidad de amortiguar los efectos en el sector de la construcción.
"La economía no es sólo dinero, es también un estado de ánimo "
El líder del Ejecutivo ha manifestado su confianza en que España saldrá de esta crisis. El presidente del Gobierno ha dicho que continuará apremiando a los bancos y cajas de ahorro para que agilicen la concesión de créditos a familias y empresas, aunque reconoció la necesidad de las entidades financieras de garantizar la solvencia de sus operaciones.
Zapatero ha insistido en que el Ejecutivo no ha regalado dinero a las entidades financieras, sino que les ha respaldado, a través de la compra de activos financieros y de avales para facilitarles la liquidez, apoyos que no tienen por qué generar un coste para los ciudadanos, sino que se pueden saldar con intereses.
Errores durante la legislatura
En respuesta a una pregunta sobre las actuaciones de las que más se arrepiente, Zapatero ha confesado que el mayor error que ha cometido fue cuando a finales del año 2006, un día antes del "brutal" atentado de la T-4, dijo en una rueda de prensa que un año después España estaría mejor en cuanto al terrorismo.
Zapatero le ha contestado que todavía era demasiado pronto para que en esta legislatura pudiera opinar sobre sus equivocaciones, pero ha dicho que un error del que ha aprendido la "lección", es que "lo último que un responsable político puede hacer es decir que no se equivoca.