Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero desea un pronto acuerdo de financiación pese al descontento catalán

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha insistido hoy en que el deseo del Ejecutivo es culminar el nuevo modelo de financiación autonómica "en un tiempo razonable", pese al descontento expresado por la Generalitat catalana y el escepticismo del PP.
Desde Bruselas, donde ha participado en la reunión del Consejo Europeo, Zapatero no ha querido dar por válidas "ni cifras ni filtraciones" en torno al nuevo modelo, porque son "aproximativas e interesadas" y porque la negociación continúa.
Ninguna de las cifras que se manejan tiene "carta de naturaleza ni validez suficiente", ha reflexionado el presidente, antes de subrayar que sólo habrá datos oficiales cuando se convoque al Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).
Su compromiso es seguir dialogando con todas las comunidades autónomas para llegar a un buen acuerdo de financiación para todas ellas.
Respecto a la posibilidad de que se reúna con el presidente de la Generalitat, José Montilla, para intentar acercar posiciones, ha apuntado que tiene "conversaciones frecuentes" con él y que se está avanzando para llegar a un acuerdo.
También ha hablado de este tema la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, quien ha apreciado que más importante que las cifras del nuevo modelo es fijar los criterios por los que se distribuye el dinero para desempeñar las competencias.
Fuentes del Ejecutivo han insistido hoy en que ven posible un acuerdo a corto plazo y que no se plantean en ningún caso dar marcha atrás en su propósito de reformar el sistema de financiación autonómica.
"Habrá modelo y habrá modelo para todos", han recalcado estas fuentes, antes de agregar: "Con Cataluña".
Y ello después de que el Gobierno catalán explicitara ayer su rechazo a la supuesta oferta del Ejecutivo, que consistiría en destinar a esta comunidad 1.200 nuevos millones de euros este año y aportar en tres ejercicios, y a pleno rendimiento, 2.000 millones.
Hoy mismo, el conseller catalán de Economía, Antoni Castells, ha juzgado que "un acuerdo sin Cataluña sería un gran fiasco, un fiasco político y un fiasco de contenidos y para el Gobierno central sería un fracaso considerable".
Incluso el conseller de Innovación, Universidades y Empresa, Josep Huguet, de ERC, ha llegado a pedir que ningún partido catalán pacte con el Gobierno de Zapatero mientras no haya un acuerdo en financiación autonómica.
"O pacta con los catalanes o ha de montar con el PP el frente nacional", ha advertido Huguet al recordar que el Ejecutivo no tiene mayoría en las Cortes Generales.
Un portavoz del Ministerio de Economía ha terciado en esta polémica y ha precisado a Efe que las cifras que están adelantando algunas autonomías no están cerradas y ha incidido en que "no hay motivos" para variar el modelo presentado ya hace meses por el vicepresidente económico, Pedro Solbes.
A este respecto, ha argumentado que en las conversaciones y negociaciones mantenidas con los consejeros ha suscitado un "amplio consenso", por lo que ahora se está en la fase de definir "los detalles técnicos".
Pedro Solbes detalló en diciembre que el nuevo sistema permitirá a las comunidades depender menos del Estado, contar con fondos de convergencia para compensar a las más débiles y disponer de nuevos criterios de ajuste de la población, además de cumplir con todos los estatutos de autonomía.
El optimismo del Gobierno sobre un pronto acuerdo -no antes de que se constituya el nuevo Gobierno gallego- contrasta con el escepticismo del PP, cuya vicesecretaria de Organización, Ana Mato, ha vaticinado que la reforma del modelo de financiación autonómica "no se solucionará" hasta que su partido llegue al Gobierno.
Mato ha criticado a Zapatero por "haber incendiado" el sistema de financiación de las comunidades autónomas cuando no había motivos para ello y ha tildado de "esperpento" el proceso de reforma que impulsa el Gobierno, del que ha censurado su "irresponsabilidad".