Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero califica de "debate de oportunidad" hablar ahora sobre la cadena perpetua

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado hoy que abrir una discusión sobre la posible inclusión de la cadena perpetua en el ordenamiento jurídico, tal y como pide el líder del PP, Mariano Rajoy, supondría "un debate de oportunidad", pues en España hay ya respuestas penales "adecuadas".
El dirigente popular Javier Arenas formuló la propuesta el pasado fin de semana al cumplirse un año de la desaparición de Marta del Castillo y hoy el presidente de su partido, Mariano Rajoy, ha incidido en esta posición, y así, ha afirmado que "no hay que tener miedo" de un debate alrededor de la cadena perpetua revisable.
"Debatir no es malo", ha insistido el líder de los populares, para quien la discusión ya está en "la calle".
Pero, como antes otros integrantes del Gobierno, el presidente no incluye entre sus planes esta posibilidad.
Zapatero ha tachado la petición del PP de oportunista y ha explicado que en España ya existen "respuestas penales adecuadas a los delitos más graves".
En el sistema español se recoge ya el cumplimiento íntegro de las penas por delitos sexuales graves y de terrorismo.
La propuesta del PP, a su entender, está "muy al hilo de algún acontecimiento", como el de la "tragedia" de Marta del Castillo, para cuyos presuntos autores habría respuestas penales "adecuadas" porque así las tipifica la legislación.
Desde el Ejecutivo se han manifestado más opiniones. El ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, ha afirmado que el Gobierno no está "para perder el tiempo en función del aburrimiento del señor Arenas los fines de semana".
Más crítico con el PP se ha mostrado el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, ya que ha acusado al primer partido de la oposición de "electoralista" y "oportunista".
También ha tildado la posición del PP de "absolutamente demagógica", toda vez que alienta "debates estériles" y "utiliza el dolor de una familia".
En el PSOE también se ha puesto el foco en criticar la petición de los cargos del PP. Su secretaria de Política Internacional y Cooperación, Elena Valenciano, ha calificado de "carroñera" la actitud de la formación de Mariano Rajoy.
Valenciano, en su página personal en Internet, considera que la iniciativa del PP sólo sirve para "remover los peores instintos, el miedo, la venganza y los odios inconcretos" de la sociedad española.
Otros cargos políticos se han pronunciado al respecto. La consejera de Justicia y Administración Pública de la Junta de Andalucía, Begoña Álvarez, ha recurrido a casi los mismos adjetivos que sus compañeros de partido.
A su juicio, la actuación del PP es "oportunista, demagógica e irresponsable" y ha recomendado a Javier Arenas que "si desea que se implante esta medida lo haga en el Congreso".
El vicepresidente del Gobierno catalán, Josep Lluís Carod-Rovira, ha afirmado que "el PP practica una involución ideológica, poniendo encima de la mesa temas que en el marco legal actual ya están resueltos".
Según ha dicho, los populares hacen suyos "los emblemas" de "la derecha europea más dura".
Al margen del reproche, la delegada del Gobierno en Madrid, Amparo Valcarce, ha advertido que la cadena perpetua "no tiene encaje constitucional" en España.
A raíz de la contestación del Gobierno, Arenas, tras apostar de nuevo por abrir la discusión, ha acusado hoy a Zapatero y a su equipo de "no querer debatir sobre los temas que realmente preocupan a la ciudadanía" y de estar más interesados en los temas que "dividen" a la sociedad.
En parecidos términos se ha expresado el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, David Pérez, quien ha sostenido que la cadena perpetua revisable es un "clamor popular", por lo que ha abogado por "estudiar su encaje en el ordenamiento jurídico español".
"No hay que descartar algo que es un clamor popular en este momento. Las leyes tienen que emanar del pueblo, que es a veces más sabio que el Partido Socialista", ha aseverado.