Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero pide apoyos para diseñar un plan contra ETA

El discurso de investidura del candidato soscialista a la presidencia del Gobierno ha durado casi hora y media. José Luis Rodríguez Zapatero ha pedido en reiteradas ocasiones el apoyo de todos lo grupos parlamentarios, especialmente en aquellos asuntos que requieren acuerdos de Estado. Llama la atención el escaso tiempo -tres o cuatro minutos- que le ha dedicado a la lucha antiterrorista. La más de 40 páginas de discurso han comenzado analizando la situación económica nacional. Zapatero ha augurado momentos difíciles, que espera haber superado a mediados de la legislatura que empieza.
Recibido con aplausos, José Luis Rodríguez Zapatero ha recordado en su discurso de investidura que los votantes han dado al PSOE una posición mayoritaria en la Cámara para impulsar un país "unido y diverso", "próspero y a la vez decente".
El candidato socialista a la presidencia del Gobierno ha dicho que una vez que ETA ha desaprovechado las "oportunidades" que la democracia le ha ofrecido, ahora se precisa una estrategia antiterrorista compartida por "todos" los partidos.
El presidente del Ejecutivo en funciones ha afirmado que, con su decisión de continuar con la violencia, los terroristas "hacen más negro aún su destino", y ha remarcado que ETA "sólo tiene un destino: poner fin a su barbarie criminal definitiva e incondicionalmente".
Afrontar la desaceleración a corto plazo
En la primera parte de su discurso, Zapatero se ha centrado en la economía. Ha propuesto algunas medidas para afrontar la desaceleración a corto plazo. "Pondremos en marcha la deducción de 400 euros. Se favorecerá a las empresas con un adelanto de las devoluciones del IVA y adoptaremos un conjunto de medidas concretas en el sector de la construcción".
El candidato socialista a la reelección ha insitido en que el desequilibrio económico nacional no es más que una consecuencia de la situación finaciera mundial. Zapatero confía en la dureza del sistema español que hará de "amortiguador" y prevé que a mediados de la legislatura que comienza la economía se haya estabilizado.1
Ha apostado por el "camino de la solidaridad" y ha prometido mejoras para los sectores con más dificultades. Prestará especial atención a mujeres ,en virtud de la igualdad de género, a pensionistas y a inmigrantes porque su Gobierno "no sacrificaré las medidas sociales" a pesar del desequilibrio económico.
El presidente del Gobierno en funciones ha prometido aumentar el salario mínimo, algunas pensiones, 1.200 millones de euros en 2009 para desarrollar la Ley de Dependencia, más viviendas de protección oficial y la continuidad de la renta de emancipación, entre otras medidas.
Reforma de la Justicicia
En materia de Justicia ha insistido en la necesidad inmediata de un acuerdo entre los grupos parlamentarios para renovar el Tribunal Constitucional y el CGPJ y así poder hacer una profunda reforma del sistema.
Financiación autonómica
Zapatero quiere también revisar el sistema de financiación autonómico. Ha asegurado que se garantizará la "suficiencia financiera de las comunidades, pero también del Estado", que "mantendrá al menos el 50 por ciento del gasto público".
Antes de terminar, Zapatero se ha dirigido expresamente al líder del principal partido de la oposición, Maraino Rajoy. Le ha recordado que los españoles le han confiado la "importante" labor de "contribuir con el Gobierno en los grandes asuntos de Estado". Al abandonar el hemiciclo, el candidato socialista ha declarado que está "contento" y se siente "bien" tras pronunciar su discurso de investidura.
 
EPF/EB