Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero ratifica su apoyo a las lenguas cooficiales pero sin aceptar excesos

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha ratificado hoy como un "firme defensor" de las lenguas cooficiales, convencido de que apoyarlas es "una apuesta de visión histórica", pero ha advertido de que ese respaldo no supone aceptar los "excesos" que se cometan con ellas.
Zapatero ha respondido con estas afirmaciones al portavoz del BNG, Francisco Jorquera, durante el debate sobre el estado de la nación que se celebra en el Congreso, pero no ha hecho referencia a ningún "exceso" en concreto.
Tras subrayar la importancia de las lenguas cooficiales por su valor económico, cultural y de identidad, ha garantizado que su Ejecutivo siempre defenderá el cumplimiento "del espíritu constitucional" y de la jurisprudencia del Tribunal Constitucional.
En este contexto, ha lamentado que algunos partidos las utilicen como en la disputa política.
A su juicio, el español tiene una "salud y una fortaleza extraordinaria" y apoyar a las otras lenguas es "una apuesta de visión histórica", ya que un idioma diferente al mayoritario resulta "extraordinariamente positivo para un país y su cultura".
Zapatero ha asegurado que se trata de una "convicción profunda" y ha recordado que el régimen dictatorial que intentó enterrar las lenguas cooficiales fue "el más nefasto" del periodo histórico contemporáneo.
No obstante, antes de concluir su disertación sobre esta cuestión, ha querido dejar claro que defender con convicción estas lenguas como un derecho y como una aportación al conjunto no debe suponer "entrar en excesos", algo que no se debe aceptar "sin más" ya que pueden perjudicar a la población.