Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El abogado de los titiriteros reclama un debate social sobre la libertad de expresión tras el archivo de la causa

El abogado de los titiriteros Alfonso Lázaro y Raúl García ha reclamado este martes un debate social sobre los límites de la libertad de expresión después de que el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno haya archivado la causa en su contra por la comisión de un delito de enaltecimiento del terrorismo cometido durante la representación de su obra 'La bruja y Don Cristóbal' en los carnavales de Madrid.
"Creo que es necesario un debate social sobre los límites de la libertad de expresión en nuestro país, porque no puede volver a ocurrir que dos personas hagan una obra en la que se critica a los poderes establecidos y acaben imputados y encarcelados", ha asegurado el letrado Jaime Montero en declaraciones a Europa Press.
Montero también ha recordado que la última reforma del Código Penal "supone un ataque frontal a la libertad de expresión de los ciudadanos" y se ha felicitado por la decisión del magistrado.
"El archivo de la causa es bienvenido; ahora bien, quiero recordar que ese mismo argumento que ahora se emplea para archivar, referido al empleo de la pancarta como falsa prueba incriminatoria , ya estaba sobre la mesa cuando se acordó la prisión de los dos titiriteros, y en ese momento al Juez y a la fiscal que intervino les pareció irrelevante", ha destacado.
El juez Moreno envió a los dos artistas a la cárcel, a petición del Ministerio Público, el pasado mes de febrero después de que representaran en el barrio madrileño de Tetuán ante un público infantil una obra en la que mostraron un pequeño cartel con la leyenda 'Gora Alka ETA'. Cinco días más tarde, les dejó en libertad y les impuso comparecencias en el Juzgado. También les prohibió salir del territorio nacional.
El magistrado ha tenido en cuenta el criterio de la Fiscalía, que reproduce en su auto y en el que se constata que los dos artistas sólo pretendían hacer una crítica "a la actuación policial" y el cártel constituía una prueba falsa 'colocada' para incriminar a uno de los personajes.
"En ningún momento en todo el desarrollo de la obra los dos actores realizaron actos o profirieron expresiones de alabanza, ensalzamiento, enaltecimiento ni justificación o promoción de la actividad terrorista", asevera la Fiscalía. También admite que la obra "fue ininteligible para el público en general" porque se representó en esperanto.