Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una madre y su pareja aceptan 22 años y medio de cárcel tras declararse culpables de matar a su hija de ocho años

Una pareja ha aceptado un total de 22 años y medio de cárcel -12 años y medio ella y 10 él- por acabar con la vida de la hija biológica de ella, de ocho años de edad, como consecuencia de la brutal paliza que le propinaron el 18 de julio de 2011 en Palma. Acusaciones y defensa han alcanzado un acuerdo de conformidad por el que ambos inculpados serán condenados por un delito de homicidio, en el caso de la madre con la agravante de parentesco.
Durante su intervención en el juicio que se celebra este lunes en la Audiencia Provincial de Baleares ante un jurado popular, la Fiscalía ha puesto de manifiesto que la forma en que los acusados golpearon a la niña provocó graves heridas en sus órganos vitales, lo que originó que un día después falleciera en el hospital de Son Espases. Según el fiscal, los procesados no le prestaron atención médica alguna durante un amplio periodo de tiempo, y sólo cuando presentó graves dificultades respiratorias llamaron a una ambulancia.
Mientras, en su turno de palabra, tanto la madre como su compañero sentimental han reconocido haber provocado la muerte de la menor, si bien en el caso del padrastro ha matizado que acabó con su vida, pero "involuntariamente".
Cabe señalar que los abuelos maternos de la niña han renunciado a las indemnizaciones puesto que, visiblemente afectados, han aseverado que "el dinero no nos soluciona nada", mientras que el padre biológico ha aceptado percibir una indemnización de 500.000 euros.