Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La acusación afirma que el "lío" de Flores con el número de entradas demuestra que hubo sobreaforo y sobreventa

Abogados de la acusación particular del caso Madrid Arena han afirmado hoy que "el lío tan grande" que se ha hecho en el juicio el promotor de la trágica fiesta en la que murieron cinco adolescentes, Miguel Ángel Flores, sobre el número de entradas vendidas demuestra "que está clarísimo que hubo sofreaforo y sobreventa".
A las puertas de la Audiencia Provincial de Madrid, donde esta mañana ha tenido lugar la segunda sesión del juicio oral del caso, el abogado Abdón Núñez, que defiende a la familia de la fallecida Belén Langdon, ha asegurado que si Flores no quiere responder a las preguntas de las acusaciones es porque "tiene algo que callar y que ocultar".
"Lo que tenía hoy era miedo de que a través de las preguntas de las acusaciones populares y particulares obtuviéramos más respuestas a cuestiones pendientes", ha señalado sobre el hecho de que el promotor sólo respondiera a las preguntas de la jueza, la fiscal y de su propio abogado.
Por otro lado, Núñez ha aludido a que el empresario reconociera que "siempre han puesto a la venta muchísimas más entradas de las que tienen en el evento". "Empiezo a no entender muchas cosas de la relación Miguel Ángel Flores- Madridec", ha añadido.
Además, también le ha reprochado a Flores que admitiera que mandara 17.500 entradas físicas de la imprenta Pedraza, y autorizara a Ticketmaster otras 10.000 entradas y a otra empresa otras 10.000; "todas sin saber el aforo, que se lo dan, lo que es más grave, dos días antes del evento, momento en el que dice que había vendido 9.650 mientras ese día comunica a la Policía sólo 7.000 entradas".
"El que dice la verdad la mantiene siempre. Cuando no la estás diciendo dices la versión que te viene a la cabeza y eso es lo que le ha pasado a Miguel Ángel Flores. Él mismo se ha ido contradiciendo porque no sabía lo que había dicho unos minutos antes. Cuando la fiscal ha sumado lo que le acababa de decir ya salían más de 10.600, a lo que comentó que las notas no las tenía bien. La mentira tiene las piernas muy cortas", ha explicado.
Otra de las cuestiones que Abdón Núñez ha cuestionado de la declaración del empresario ha sido la teoría de que las urnas con las entradas que encontró la Policía con más de 17.000 entradas en su interior en el anexo pabellón Satélite fueran manipuladas.
"Nosotros hemos visualizado las cámaras y se ve que no entra absolutamente nadie desde ese momento hasta el día 16 de noviembre que llega la Policía. Pero ellos no han visto las imágenes. Es un brindis al sol. Nadie entró por ninguna puerta y no pudo manipular las urnas. Lo que hay en las urnas es lo que ellos dejaron. No hay más", ha explicado.
El letrado considera que Flores ha intentado hoy, dentro de la estrategia de su defensa, "desviar toda la responsabilidad hacia Madridec, el Ayuntamiento de Madrid y Seguriber y que estaba en la creencia que contaba con las debidas licencias pero en ningún evento las ha pedido, después de 33 eventos celebrados en el Madrid Arena". "Lo lógico es que un promotor pida toda la documentación, la examine, la conozca y tome las medidas adecuadas de un recinto en el que trabaja", ha añadido.
También ha reprochado al empresario que dijera en el juicio que en varias ocasiones había estado en contra de la forma de actuar de Seguriber. "Entonces debería haberlo puesto de relieve a Madridec y haber tomado las medidas pertinentes. Es un intento de evitar responsabilidades echando las culpas a terceras personas. Pero él es el principal responsable por el sobreaforo, enriquecimiento, ocultación de las urnas, etcétera. Está clara su responsabilidad", ha señalado.
En este punto, Núñez también ha querido remarcar que la extinta Madridec era una seguridad anónima, que se regía por el código mercantil y que "se daba el aforo a sí misma". "Y eso sigue igual. Se ha ido Botella y ha entrado Carmena y siguen haciendo lo mismo. ¿Qué tiene que pasar en el Madrid Arena para que los políticos tomen alguna medida? Eso es lo lamentable de todo esto", ha apostillado.
En la misma línea, el abogado de la familia de Rocío Oña ha manifestado que Flores ha dado una versión "bastante singular" de la trágica fiesta porque "viene a reconocer que en otras ocasiones han emitido un número muy superior de entradas al que luego han vendido, por lo que queda en entredicho".
"Y queda claro que ha vendido un número de entradas muy superior al aforo concedido. La declaración en ese sentido era de esperar, pero lo que no era de esperar es que se negara a responder a las acusaciones. Tenía que haber dado la cara y si, como ha dicho, quiere defender su postura, debía haberla defendido también ante las acusaciones", ha concluido.
LA DEFENSA: "EXPLICACIONES CONVINCENTES"
Por su parte, el letrado de Miguel Ángel Flores, José Luis Fuertes, ha asegurado que su defendido "ha dado explicaciones detalladas y convincentes de lo que pasó, por qué paso y que cumplió a su juicio a todas las normas como promotor del evento". "Ha contestado tres horas a todas las preguntas del fiscal y él ha decidido no responder a las acusaciones", ha apuntado.
Sobre el "lío" del número de las entradas, Moreno ha afirmado que las cuentas a Flores "le salen y que lo ha explicado bien". "Del informe informático de los puntos de acceso salen las entradas que él dice. No ha habido ningún renuncio. Salen perfectamente las entradas de las que estaban autorizadas", ha señalado.
Además, el abogado se ha ceñido a la versión del promotor de que las causas de la tragedia fue "un problema de flujos y de la peculiar estructura e ilegalidad del recinto para este tipo de eventos por gradas replegadas que no cumple con ninguna condición de seguridad" en el Madrid Arena. También ha insistido en que las llaves del edificio Satélite en el que se encontraron las urnas con las entradas sólo las tenía Madridec y Seguriber.