Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los dos acusados de ayudar a suicidarse a una mujer en Avilés (Asturias) aceptan penas que suman 2 años de prisión

Los dos acusados de ayudar a suicidarse a una mujer en Avilés en 2012 aceptaron este martes penas que suman de 2 años de prisión, multa y 6 meses de inhabilitación para el ejercicio de sus respectivas profesiones. Además, un tercer acusado, hermano de un enfermo terminal que se puso en contacto con los dos primeros para que le proporcionaran los medicamentos adecuados para poner fin a la vida de su familiar, aceptó 6 meses de prisión por un delito de cooperación al suicidio en grado de tentativa.
La vista oral estaba señalada esta mañana en el Juzgado de lo Penal número 1 de Avilés, aunque la conformidad mostrada por los acusados evitó su desarrollo.
En el mes de marzo de 2012, la mujer AAA se puso en contacto con JJJ (ya fallecido), ya que lo estaba pasando muy mal porque sufría un trastorno de la personalidad con depresión y quería quitarse la vida, cosa que ya había intentando en otras ocasiones. JJJ trabajaba como voluntario en la asociación Derecho a una Muerte Digna en Cataluña, motivo por el cual estaba en contacto directo con el acusado XXX, médico de profesión, miembro de esta misma asociación en Madrid y fundador de la asociación Encasa Cuidados Paliativos, también en la capital, y que se encargaba de suministrar a JJJ distintos medicamentos, a sabiendas del destino que se les daba y con conocimiento del resultado que se produciría.
Así, el acusado XXX y la también acusada YYY, que trabajaba como voluntaria en la asociación Encasa de Madrid, conseguían el Pentobarbital Sódico (anestésico inyectable para intervenciones quirúrgicas en perros y gatos) por Internet en México y luego ambos, indistintamente, lo distribuían.
Tras unos meses, JJJ y AAA decidieron verse, concretamente el 17 de mayo de 2012, en el Paseo Zorrilla de Valladolid, para que el primero entregara a la mujer el Pentobarbital Sódico a cambio de 6.000 euros. Posteriormente, ambos se dirigieron hacia Avilés y, allí, JJJ dejó a la mujer y ella decidió alojarse en un hotel de la Plaza de España. Ya en su habitación, ingirió el Pentobarbital combinado con un zumo, y falleció entre las 19.00 y las 21.00 horas de ese mismo día. En su organismo se encontró una dosis letal de esa sustancia, 37 mg/l. La mujer dejó además una nota de suicidio.
En el registro efectuado el día 29 de junio de 2012 en el domicilio de JJJ de Barcelona se encontraron los siguientes efectos: un móvil; un sobre con un billete de 200 euros y dos de 50 euros; en la cartera, seis billetes de 50 euros y uno de 10 euros; en una caja fuerte, 8 billetes de 500 euros; una caja vacía de Sedalphorte, de uso veterinario y que en su fórmula contiene 0,063 gramos de Pentotarbical Sódico; y otros muchos medicamentos, además de numerosa documentación.
Para la adquisición de tres de los medicamentos se requiere receta médica, trámite no cumplido por el acusado, ya que las cajas tenían aún el código de barras. JJJ falleció el 10 de julio de 2012, por lo que se acordó su extinción de responsabilidad criminal el día 16 de ese mismo mes.
El 4 de julio de 2012, el acusado ZZZ se puso en contacto con el también acusado XXX para que le proporcionara los medicamentos necesarios para poner fin a la vida de su hermano, que estaba enfermo, con metástasis en varios órganos vitales, en estado terminal y que había expresado su voluntad de poner fin a su sufrimiento.
XXX le ofreció enviarle a Cádiz ese mismo día los medicamentos necesarios para realizar una sedación paliativa profunda, que duraría entre 8 y 24 horas, y las pautas para administrarlos, a lo cual el acusado ZZZ accedió. Como XXX no se encontraba en esos momentos en Madrid, llamó a la también acusada YYY para que preparara el paquete y lo llevara a una mensajería. El paquete fue interceptado, sin que llegara a su destino. En el interior del paquete había jeringuillas, agujas y varios medicamentos, junto con un papel con las anotaciones para dosificar los productos.
En el registro efectuado el 6 de julio de 2012 en el local donde se encontraba la sede social de las asociaciones Derecho a Morir Dignamente y Encasa, Cuidados Paliativos, se encontraron numerosos medicamentos. Ese mismo día se intervino a la esposa de XXX, cuando salía de su domicilio en Madrid, una bolsa diversa medicación que precisaba receta médica para su obtención, propiedad del acusado.
El acusado XXX estuvo en prisión provisional por esta causa desde el día 7 de julio de 2012 al día 20 de ese mismo mes.