Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los padres de dos guardias civiles asesinados pidieron la detención de Elizarán antes de su entrega por Francia

Denuncian haberse enterado por la prensa del archivo de su queja contra la juez Lamela en el CGPJ
José Antonio Sáez Tejada y Antonio Salvá, padres de los dos últimos guardias civiles asesinados por ETA, han denunciado este viernes que se han enterado a través de la "prensa" del archivo de su queja contra la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y han asegurado que ellos pidieron la detención del exjefe político etarra Aitor Elizarán antes de que Francia lo entregara, según han explicado a Europa Press.
Los padres de los agentes, que fueron asesinado en el cuartel de Palmanova el 30 de julio de 2009, han afirmado además que es "manifiestamente falso" la afirmación del Promotor de la Acción Disciplinario del CGPJ de que el juzgado recibió la petición de detener a Elizarán el viernes 4 de diciembre a las 13.45 horas.
Su escrito aparece fechado el 2 de diciembre y contiene el sello de entrada en la Audiencia Nacional el 3 de diciembre a las 12.52 horas al tener conocimiento de que el etarra iba a ser entregado de forma inminente a España. En ese escrito pedían librar una orden europea de detención y entrega con carácter de "urgencia" al país vecino.
En su escrito, advertían de la "total falta de arraigo actual" que Elizarán tenía en España al haber cumplido los últimos años condena en Francia, por lo que pedían a la Audiencia Nacional que valorara si existían un riesgo de fuga al disponer la organización terrorista de una "red de acogida" en países como Venezuela o Cuba.
El promotor de la Acción Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) acordó este jueves archivar la investigación incoada a raíz de la queja en la que atribuían a Lamela una falta disciplinaria de desatención por no haber dictado la orden de detención solicitada. Elizarán fue excarcelado y expulsado por las autoridades francesas el 4 de diciembre y quedó en libertad a su llegada al aeropuerto de Barajas al no existir orden de detención contra él.
Lamela no tuvo conocimiento de la llegada de Elizaran hasta el sábado 5, cuando se lo comunicó por teléfono el juez de guardia ese fin de semana en la Audiencia Nacional, quien ese mismo día dictó orden de detención, que fue mantenida por la magistrada cuando se reincorporó a su Juzgado el lunes 7, según apuntaba Antonio Fonseca-Herrero en su informe.
SE LE ATRIBUYEN CINCO ATENTADOS
Elizarán fue procesado en octubre por el antecesor de Lamela, Juan Pablo González, junto a otros cuatro antiguos jefes dse ETA por lesa humanidad. Su sucesora en el Juzgado Central de Instrucción número 3 desgajó en diciembre la causa ante la ausencia de "nexos de conexidad" entre los distintos atentados investigados.
En concreto, Aitor Elizarán está procesado por lesa humanidad, delito que lleva aparejada la pena de prisión permanente revisable, por su participación en cinco atentados. En concreto, los cometidos contra el brigada del Ejército de Tierra Luis Conde, el empresario Ignacio Uria, el inspector de Policía Nacional Eduardo Puelles y los guardias civiles Carlos Sáenz de Tejada y Diego Salvá.
Elizarán estaba considerado el máximo responsable político de ETA cuando fue detenido, junto a su compañera Ohiane San Vicente, en Carnac (Bretaña francesa) en octubre de 2009. Además, era miembro del comité ejecutivo de ETA y el encargado de transmitir las instrucciones de la organización terrorista a la 'izquierda abertzale'.