Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El canciller ecuatoriano defiende la entrada de su país en la ALBA

El canciller ecuatoriano, Fander Falconí, defendió el ingreso pleno de su país en la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), adhesión que se formalizará el próximo 24 de junio. EFE/Archivotelecinco.es
El canciller ecuatoriano, Fander Falconí, defendió hoy el ingreso de Ecuador en la ALBA, así como en otros organismos que puedan ayudar a dar un impulso a la región, y aseguró que su país no está en contra de otras organizaciones.
"No somos anti-nada", subrayó el canciller que participó junto con el ministro de Seguridad Interna y Externa, Miguel Carvajal, en una conferencia en el centro de análisis político Diálogo Interamericano en Washington.
"Somos pro-intereses de América Latina y consideramos que la ALBA nos permite tener un espacio de procesamiento político de intereses alrededor de la energía, infraestructura, educación y salud", dijo el ministro, que defendió el ingreso pleno de su país en la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).
Ecuador, que participaba como país observador en este organismo impulsado por el presidente venezolano, Hugo Chávez, formalizará su adhesión plena el próximo 24 de junio.
El canciller recordó que Ecuador "ya venía participando de manera activa con la ALBA", un organismo que a su juicio "constituye un impulso para la integración regional".
Para Ecuador la ALBA "es una posibilidad de crear mecanismos de coordinación con países con los que Ecuador tiene determinada identificación con sus principios y normas institucionales".
"Es una opción, como hay muchas en América Latina", dijo el canciller, que subrayó que Ecuador también participa en otros foros regionales como la Comunidad Andina, el Grupo de Río y es uno de los promotores de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).
En cuanto a la Organización de los Estados Americanos (OEA), señaló que "es un buen espacio de diálogo con Estados Unidos y Canadá" pero dijo que la región "puede pasar a formar otros espacios de interés regional, como puede ser una propuesta de estados Latinoamericanos y del Caribe".
El canciller consideró que el organismo salió reforzado en la Asamblea General que se celebró la semana pasada en San Pedro Sula (Honduras), en la que los 34 países miembros acordaron el levantamiento de la suspensión de la participación de Cuba.
Cuba fue suspendida de la OEA en 1962 por su vinculación con los países del bloque chino-soviético, consideradas "incompatibles" con la Carta Democrática Interamericana, sobre la que se sustenta la organización.
La OEA "pudo por fin procesar un tema histórico pendiente", dijo el canciller, que consideró que "a ningún país se le puede excluir por elegir su modelo de desarrollo".
En cuanto a sus relaciones con otros países como Irán, con quien Estados Unidos no tiene relaciones diplomáticas, el canciller defendió que es "una relación como la que hay con los 152 países con los que tenemos relaciones en el mundo".
Los intereses de Ecuador con Irán, dijo, se centran en transferencia de tecnología para fines pacíficos, la constitución de un fondo bilateral para inversiones conjuntas y el desarrollo de infraestructura petrolera, "como lo tienen la mayoría de los países latinoamericanos".
El canciller expresó la intención de Ecuador de impulsar las relaciones bilaterales con Estados Unidos. Durante su visita tiene previsto reunirse con varios congresistas y el viernes se entrevistará con la secretaria de Estado, Hillary Clinton.