Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez cree que la cárcel no es "el lugar más conveniente" para que Bolinaga siga el tratamiento contra el cáncer

Considera que fue el etarra en persona "quien efectuó los disparos" que acabaron con la vida del guardia civil Antonio Ramos en 1986
El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno considera que la cárcel "no debería considerarse como el lugar más conveniente" para que el etarra Jesús María Uribetxeberria Bolinaga, condenado por el secuestro del funcionario de Prisiones José Antonio Ortega Lara, siga "el tratamiento prescrito por el equipo médico oncológico" para combatir el cáncer que sufre.
Así se recoge en un auto dictado este jueves por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 2 en el que decreta el "ingreso en prisión provisional incondicional y comunicada" de Uribetxeberria Bolinaga por el asesinato del cabo de la Guardia Civil Antonio Ramos, que se produjo en Mondragón (Guipúzcoa) en 1986.
En todo caso, establece que el etarra, que está en libertad condicional desde agosto de 2012, podrá cumplir la disposición judicial "en su domicilio con las medidas de vigilancia necesarias" y que "únicamente podrá salir" del mismo "durante las horas necesarias para el tratamiento de su enfermedad y siempre con la vigilancia precisa".
La resolución recoge un informe médico del pasado 19 de marzo en el que se señalaba la "presencia de metástasis ya conocidas en la porción superior del hemisferio cerebeloso izquierdo, el lóbulo parietal derecho y la temporal derecha, sin cambios significativos".
REALIZÓ LOS DISPAROS
El magistrado atribuye indiciariamente a Uribetxeberria Bolinaga un delito de atentado terrorista con resultado de muerte al considerar que fue él en persona "quien efectuó al parecer los disparos" contra el agente Antonio Ramos, que fue tiroteado en la noche del 8 de junio de 1986 cuando salía, junto a la agente Petra Asunción Carmona, de un bar de Mondragón y se introducía en el vehículo policial.
"Una vez en el interior del auto y sin que su acompañante llegara a acomodarse en el asiento delantero derecho, dos individuos situados frente al automóvil, sin distancia perceptible, abrieron fuego de pistola cruzado sobre el conductor, alcanzándole en el brazo izquierdo y corazón", detalla el auto antes de añadir que "el guardia civil, en los escasos segundos que pudo durar la acción, hizo uso de su arma reglamentaria llegando a disparar en cinco ocasiones".
UN CASO 27 AÑOS CERRADO
El atentado fue cometido presuntamente por Uribetxeberria Bolinaga y los también miembros del 'comando Belotxa' de ETA José Luis Erostegui Bidaguren y Javier Ugarte Villar, para los que también se ha dictado el ingreso en prisión provisional, comunicada e incondicional tras comparecer ante el juez.
Así se desprende de las manifestaciones que realizaron estos dos miembros del 'comando' y los también etarras José Miguel Gaztelu Otxandorena y Sabino Usandizaga Galarraga, que apuntaron como autores materiales del asesinato a Uribetxeberria y Erostegui y como cómplice a Ugarte Villar.
La Audiencia Nacional dictó la conclusión de este sumario el 21 de julio de 1987 al "no haber motivos suficientes" para acusar a nadie. Sin embargo, el juez Moreno reactivó el pasado 17 de ferebro la causa tras recibir un informe de la Guardia Civil que relacionaba a los tres etarras con este atentado.