Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El consejero catalán de Economía augura que el retraso en la implantación del FLA del 2014 "hará sufrir" al Govern

El conseller de Economía y Conocimiento de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, se ha mostrado preocupado por el retraso en la implantación del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) de 2014, lo que ha augurado que "hará sufrir" al Govern durante los primeros meses del año.
En una entrevista este lunes en Cataluña Informació recogida por Europa Press, Mas-Colell ha afirmado que el Ejecutivo catalán está inquieto porque el FLA de 2014 aún no está instaurado y, según él, la "experiencia" de los otros años hace pensar que todavía tardará un tiempo.
Ha garantizado que el Govern "irá pagando" las facturas que debe a las farmacias y los otros proveedores pese al retraso del FLA, ya que ha afirmado que cuenta con otras fuentes de liquidez.
El titular de Economía ha asegurado que Cataluña tardará "un cierto tiempo" a volver a salir a los mercados y, por tanto, hacer emisiones de deuda para conseguir liquidez y, pese a que no ha concretado en qué periodo de tiempo, ha descartado que se apueste por esta vía durante este año.
Mas-Colell ha reiterado su malestar porque la Generalitat recibirá este año 550 millones de euros menos que en 2013 procedentes del modelo de financiación, lo que ha considerado que "es contradictorio con el mensaje de que las cosas van mejor y que la recaudación tributaria va mejor".
Sobre el dictamen del Consell de Garanties Estatutàries hecho público este lunes --que considera que el proyecto para crear la tasa por la gestión y tramitación de reclamaciones en materia de consumo vulnera la Constitución y el Estatut--, Mas-Colell no se ha mostrado preocupado desde el punto de vista de los ingresos, ya que ha afirmado que no era una tasa recaudatoria, sino "desincentivadora".