Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El detenido por la muerte de una rumana en Mallorca niega tener relación con el caso

Agentes de la policía judicial de la Guardia Civil buscando pruebas en los alrededores del coche calcinado en cuyo maletero apareció la semana pasada el cadáver de la rumana Ana Niculai, en la carretera de Muro a Can Picafort (Mallorca). EFE/Archivotelecinco.es
El preso fugado y presunto autor de la muerte en Mallorca de la joven rumana Ana Niculai, Alejandro de Abarca, ha negado a los agentes de la Guardia Civil que la matara y ha asegurado que él no tiene nada que ver con este caso.
Ana Nicolau, de 25 años, desapareció el lunes de la pasada semana, el 19 de julio, en Palma cuando acudía a primera hora de la mañana a abrir el bar que regentaba con una socia.
La joven nunca llegó al establecimiento y, horas después, su cuerpo calcinado fue hallado maniatado en el maletero del coche de su novio. El automóvil fue incendiado en un paraje solitario del norte de la isla, en el municipio de Muro.
Fuentes de la investigación han señalado a Efe que Abarca, de 32 años, se negó a declarar ayer por la mañana cuando fue interrogado en la Comandancia de la Guardia Civil de Palma tras ser detenido a primera hora cuando trataba de huir por las proximidades de la depuradora del municipio mallorquín de Selva.
Por la tarde sí declaró, pero negó que la secuestrara, ni que la asesinara ni que hubiera incendiado el referido automóvil.
La detención de Abarca se produjo justo una semana después de que faltara a su comparecencia en el centro de inserción social -dependiente de Instituciones Penitenciarias- en el que cumplía condena en tercer grado y en el que obtuvo un permiso de fin de semana del que no regresó.
El hombre había cumplido ya nueve de los diez años y cinco meses de prisión a los que había sido condenado por siete robos, uno de ellos con fuerza. Sin embargo, en su historial no figura ningún caso anterior de agresión sexual.
Mañana, miércoles, pasará a disposición del juzgado de guardia de Inca, el número 3, aunque el asunto lo lleva el número 1.
Los investigadores tienen pruebas sobre su participación en los hechos, según dijo ayer el delegado del Gobierno, Ramón Socías.
"Es una persona muy endurecida por sus antecedentes criminales y penales y va a ser complicado sacarle información. Nos tendremos que basar en las pruebas físicas", aseguró Socías.
Esta tarde, la familia de la joven y del novio ofrecerán una rueda de prensa junto a miembros del bufete de abogados que han contratado.