Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco detenidos en Barakaldo en una operación contra la violencia callejera

La Ertzaintza ha detenido a cinco personas en Barakaldo, Vizcaya, por su presunta relación con acciones de violencia callejera.  Con estas cinco detenciones, da por desarticulado el grupo que habría realizado todos los actos de kale borroka durante los últimos meses en la Margen Izquierda, incluidos los ataques a sedes de partidos políticos.

Los cinco detenidos en Barakaldo están relacionados con la colocación de un artefacto en la estación de Lutxana, en dicha localidad el 5 de febrero del año pasado, que originó cuantiosos daños materiales. Son Sendoa Jurado, Mikel Petuya, Unai Frías, Héctor Franco y Gorka Serna, según fuentes próximas a los detenidos. 
Las mismas fuentes señalaron que todos ellos fueron arrestados a primera hora de la mañana por la Policía autonómica, que ha procedido al registro de sus domicilios. En el caso de Sendoa Jurado, la detención se produjo sobre las siete de esta mañana cuando abandonaba su domicilio para ir a trabajar.
El Departamento de Interior del Gobierno vasco, con estas cinco detenciones, da por desarticulado el grupo que habría realizado todos los actos de kale borroka durante los últimos meses en la Margen Izquierda, incluidos los ataques a sedes de partidos políticos.
Dentro del operativo policial varias furgonetas de la Policía autonómica acudieron, sobre las 7.30 de la mañana, al gaztetxe situado en el número 5 de la calle Errekatzu y, tras romper la puerta de cristal de la entrada, lo registraron y precintaron.
Agentes de la Ertzaintza también se desplegaron en la calle Apuko, del barrio de Santa Teresa de la misma localidad, y en la calle Vizcaya, donde registraron otros locales, llevándose documentación.
Esta operación no está relacionada con las últimas investigaciones del juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón.