Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El joven que grabó y difundió una agresión racista en el Metro de Barcelona acepta dos años para no ir a prisión

Esquivará la cárcel a cambio de pedir perdón, no reincidir, indemnizaciones, multa y dos cursos
El joven que grabó y difundió en redes sociales una agresión racista de un amigo suyo a un ciudadano de Mongolia en el Metro de Barcelona el 28 de junio de 2014, Jaime S., ha aceptado este lunes dos años de cárcel para evitar la entrada en prisión a cambio de no delinquir en tres años, pedir perdón, indemnizar a la víctima y hacer dos cursos sobre derechos humanos, entre otras condiciones.
El acuerdo, alcanzado antes de la celebración del juicio, implica que la Fiscalía baje de los tres años de cárcel que demandaba al principio a los dos que finalmente se le han impuesto: un año de prisión por un delito contra la integridad moral y otro año de cárcel por un delito contra los derechos fundamentales en su modalidad de discriminación por motivos racistas, además de una multa por lesiones.
Todo ello es a cambio de que el acusado pidiese en público perdón por los hechos --lo ha hecho este lunes en juicio--, de que borre sus cuentas en redes sociales en las que hacía apología nazi y de que no delinca en tres años, algo que, pasado este tiempo, tendrán que corroborar en un informe los Mossos d'Esquadra; de lo contrario, el fiscal pedirá anular la suspensión de su entrada en prisión.
Además, Jaime S. deberá pagar una multa de 2.000 euros y una indemnización a la víctima que ronda los 9.000 euros --de los que ya ha abonado 5.000-- y tendrá que cumplir una orden de alejamiento respecto al ciudadano mongol.
DOS MENORES IMPLICADOS
Debido a este pacto con la Fiscalía, el juicio celebrado este lunes en la Ciudad de la Justicia ante el Juzgado Penal 1 de Barcelona ha durado apenas unos minutos, y el acusado ha llegado a la sala tapado para ocultar su rostro, lo mismo que han hecho dos menores implicados, que han acudido para testificar, aunque con el pacto no ha hecho falta su declaración.
El acusado grabó con su teléfono mientras uno de los dos menores que lo acompañaban golpeó a la víctima y después colgó en internet la agresión en sus cuentas personales de varias redes sociales --con leyendas neonazis-- con el título 'Pegando a un chino'.
El acusado había subido al Metro con los dos menores --uno de ellos, su hermano-- sobre las 22.35 horas en la estación de plaza Universistat de la Línea 1 y, ya a la altura de la de Fabra i Puig, "seleccionaron a un pasajero al ver sus rasgos asiáticos", según el escrito fiscal previo al juicio.
"ACTOS VEJATORIOS"
Uno de los menores se acercó a la víctima y le dijo de forma despectiva 'Qué te pasa a ti, chino', y le exigió que se fuese, mientras el acusado mayor de edad y su hermano se pusieron al lado para intimidarlo "jactándose y riéndose de los actos vejatorios".
Desde el primer momento, el acusado grabó los hechos cuando "de forma súbita y sumamente agresiva" el menor que no era su hermano comenzó a golpear a la víctima de forma reiterada, propinándole puñetazos en todo el cuerpo, sobre todo en la cara.
La víctima trató de defenderse como pudo, pero los golpes no cesaron hasta que usuarios del Metro intervinieron y consiguieron separarlo, con lo que los tres agresores abandonaron el lugar.