Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un directivo justifica una recompra de preferentes que generó pérdidas en la necesidad de proteger al cliente

El director general del BFA y director de Participadas de Bankia, Manuel Lagares, ha asegurado este martes ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu que la operación de recompra de acciones preferentes de seis cajas del grupo al cien por cien del nominal realizada en marzo de 2012 se efectuó con la intención de "proteger al cliente".
Bankia asumió con la operación una pérdida de más de 900 millones de euros debido a que este paquete de participaciones preferentes valía un 21 por ciento de lo que se abonó por ellas, según valoraron en aquel momento dos entidades independientes, AFI y Solventis.
La operación obtuvo la autorización del Banco de España que reconocía en un informe fechado el 17 de marzo de aquel año que si el auténtico valor del producto trascendía, el banco podría enfrentarse a "riesgo comercial de retirada de depósitos muy importante".
Lagares ha indicado ante el juez que investiga la fusión y salida a Bolsa de Bankia que en el momento en el que expuso al Consejo de Administración el informe sobre la recompra sólo conocía que había obtenido el visto bueno del supervisor.
También ha precisado que las Cajas que habían comercializado esas preferentes --Bancaja, Caja Rioja, Caja Ávila, Caja Segovia, Layetana e Insular de Canarias-- no se pusieron en contacto con él para expresar quejas sobre la operación.
El directivo ha puesto de manifiesto que en ocasiones y por indicación del entonces presidente Rodrigo Rato exponía al Consejo temas que no eran de su directa competencia, como sucedió en este caso y en otro similar, la recompra de obligaciones subordinadas de Bancaja de marzo de 2012, desencadenada por la apertura de un expediente por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Lagares ha concretado que fue nombrado director general con posterioridad a la salida a Bolsa del grupo. Ha indicado que su labor se centra en la gestión de participadas del grupo y que no tiene responsabilidad en materia contable, financiera ni de auditoría o riesgos.
PLAN DE VIABILIDAD
El director general de BFA ha reconocido que tuvo conocimiento de la elaboración por parte de Rato del conocido como Plan de Viabilidad ya que le pidieron que aportara para el mismo cuestiones relacionadas con la desinversión de participadas.
El magistrado interrogará mañana al exdirector general financiero y de riesgos de Bankia Ildefonso Sánchez Barcoj, mientras que el día 19 ha sido citado a declarar el exdirector general adjunto de Auditoría Interna de Bankia, Miguel Ángel Soria, ambos como imputados.
En la causa hay 36 imputados, entre los que se encuentran 32 miembros del antiguo Consejo de Administración de la entidad financiera, encabezada por Rato, y Bankia y BFA en calidad de personas jurídicas. Se les acusa de delitos de apropiación indebida, administración desleal, falsedad en los balances y maquinación para alterar el precio de las cosas.