Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los grupos dispondrán de 40 minutos cada uno para replicar a Sánchez, que no tendrá límite de tiempo

El candidato socialista acaparará la primera jornada y los portavoces le contestarán todos el mismo día
El presidente del Congreso, Patxi López, ha convocado el Pleno de investidura para el próximo martes, 1 de marzo, a las 16.30 horas, cuando tomará la palabra el candidato propuesto por el Rey a la Presidencia del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, para exponer su programa político. El aspirante no tendrá límite de tiempo en ninguna de sus intervenciones, mientras que los portavoces de los grupos, que hablarán todos al día siguiente, contarán con un total de 40 minutos, según el Reglamento.
La sesión plenaria, la primera en la que los grupos parlamentarios ocuparán su nueva ubicación en el hemiciclo, comenzará con la lectura por uno de los secretarios de la Mesa del Congreso de la propuesta de candidato firmada por el Rey y, a continuación, Sánchez subirá a la tribuna para defender su propuesta y pedir la confianza de la Cámara.
La mayoría de los Plenos de investidura de esta etapa democrática han arrancado a mediodía con la intervención del aspirante y el debate se retomaba tras el almuerzo con la réplica de los grupos. Sólo en 1982 y 1986 el debate empezó por la tarde y esa primera jornada la acaparó en exclusiva un Felipe González que aspiraba a La Moncloa con mayoría absoluta.
En esta ocasión, el presidente del Congreso ha optado por repetir ese esquema y ha decidido que el candidato a suceder a Mariano Rajoy sea el único protagonista del primer día, dejando para la jornada siguiente las intervenciones del resto de fuerzas parlamentarias tomarán la palabra de mayor a menor, cerrando el partido del aspirante.
LOS GRUPOS, EL MARTES
Así, a las 09.00 horas del miércoles, será el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, el que suba a la tribuna y, tras él, harán lo propio por este orden los grupos de Podemos --que podría dividirse el tiempo para que puedan intervenir sus confluencias en Cataluña, Galicia y Valencia--, Ciudadanos, ERC, Democracia y Libertad, y el PNV.
Los nacionalistas vascos darán el relevo al Grupo Mixto, que en este caso deberán dividir la media hora de intervención con la que cuenta entre las diferentes fuerzas políticas que lo integran (Compromís, IU-UP, EH Bildu, UPN, Foro Asturias, Coalición Canaria y Nuevas Canarias). También forma parte del Grupo Mixto el exdiputado del PP Pedro Gómez de la Serna que, no se previsible que tome la palabra. La ronda concluirá con el portavoz parlamentario del grupo al que pertenece el aspirante, en este caso del Socialista.
El candidato propuesto podrá hacer uso de la palabra cuantas veces lo solicite y podrá contestar a sus interlocutores individualmente o de forma grupal. En ambos casos, los representantes de los distintos grupos contarán con 10 minutos de réplica.
Al término del debate, se procederá a la primera votación y se efectuará a la hora fijada por la Presidencia. La votación será pública por llamamiento, es decir, uno a uno de los diputados deberán informar del sentido de su voto de viva voz desde el escaño.
Para que la investidura salga adelante, el candidato deberá obtener la mayoría absoluta, es decir, 176 votos. De lograrlos, lo que no es probable, el Rey procedería a nombrarlo presidente. Si no alcanza la ansiada cifra, Sánchez tendrá que someterse a una nueva votación 48 horas después. Será entonces cuando el candidato le bastará con sumar más síes que noes para ser investido presidente.
LA SEGUNDA VOTACIÓN, EL SÁBADO
En la nota de prensa distribuida por el Congreso no se especifica que esa segunda votación vaya a tener lugar el sábado 5 de marzo aunque esa es la intención de López según anunció el pasado martes tras la Junta de Portavoces. Su decisión ha suscitado críticas entre los grupos parlamentarios, especialmente el PP, que ha llegado a amenazar con llevar el asunto al Tribunal Constitucional si entre la primera y la segunda votación no median exactamente 48 horas.
Antes de proceder a esa segunda votación tendrá lugar un breve debate que empezará con la intervención de Sánchez por un tiempo máximo de 10 minutos. Los grupos parlamentarios contarán por su parte con 5 minutos cada uno para fijar posición.
Si en esta segunda ronda el Congreso tampoco otorgase la confianza al candidato, se podrían tramitar sucesivas propuestas hasta que transcurran dos meses desde la primera votación. Es decir, el reloj empezará a correr el 2 de marzo, siempre que el debate no se alargue más allá de la medianoche del miércoles y se llegue al día 3.
Si en los dos meses siguientes --como muy tarde el 2 de mayo-- ningún candidato logra el aval de la Cámara Baja, el presidente del Congreso someterá a la firma del Rey el decreto de disolución de ambas Cámaras, convocará nuevas elecciones y lo comunicará al presidente del Senado. Según estos plazos, los nuevos comicios tendrían lugar el domingo 26 de mayo.