Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La elección de los nuevos miembros del Consejo de Seguridad se suspende 45 minutos para contar los votos

La elección de cinco miembros no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, en la que compite España, ha comenzado pasadas las 10.00 horas de este jueves (16.00 en la España peninsular) en la sede de las Naciones Unidas de Nueva York.
Apenas media hora después se ha hecho una pausa de 45 minutos para contar las papeletas de la primera ronda de votaciones. Los 193 países miembros de la Asamblea General de la ONU están llamados a renovar cinco de los diez asientos no permanentes del Consejo, del que forman parte con carácter fijo EEUU, Rusia, China, Reino Unido y Francia.
Las cinco vacantes se reparten entre grupos regionales y el único en el que hay competencia entre distintos candidatos es en el de 'Europa Occidental y otros Estados', al que pertenece España y para el que hay dos vacantes. Los dos rivales de España son Turquía y Nueva Zelanda. Los otros tres asientos los ocuparán previsiblemente Angola, Malasia y Venezuela, pues no tienen contendientes en sus respectivos grupos.
Las delegaciones de estos tres países presentes en la votación están encabezadas por sus respectivos ministros de Exteriores. Al jefe de la diplomacia española, José Manuel García-Margallo, le acompañan en la sala el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Gonzalo de Benito; el embajador ante la ONU, Román Oyarzun; el director general de Política Exterior, Ignacio Ibáñez; la directora general de la Oficina de Información Diplomática, Cecilia Yuste; y la directora general de Medios y Diplomacia Pública, María Claver.
Ingresar en el máximo órgano decisorio en materia de paz y seguridad es una de las principales aspiraciones que puede tener un país. Da capacidad de influencia en los grandes asuntos internacionales, ofrece una oportunidad única para estrechar relaciones con el resto de miembros del Consejo y facilita el acceso a información valiosa.
La última vez que España estuvo en el Consejo de Seguridad fue en el periodo 2003-2004, marcado por la guerra de Irak. España considera que, por su peso en la ONU (es su sexto contribuyente mundial, incluyendo aportaciones obligatorias y voluntarias) le corresponde formar parte del Consejo de Seguridad como miembro no permanente al menos una vez cada 10 años.
Para resultar elegido se requiere una mayoría de dos tercios de los miembros presentes en la votación de la Asamblea General, esto es, son necesarios al menos 129 votos de entre los 193 Estados miembros, en el caso de que todos los países participen en la votación.
En el caso del grupo al que pertenece España, si ninguno o solo uno de los contendientes obtiene la mayoría requerida de dos tercios, se pasará a una segunda ronda y sucesivas, hasta que los dos puestos vacantes sean ocupados por dos Estados con la mayoría necesaria.