Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las tropas españolas finalizan la formación de un millar de soldados iraquíes para luchar contra el Estado Islámico

Los militares españoles desplegados en la base de Besmayah, situada al sur de Bagdad, han finalizado ya el adiestramiento de la Brigada 72 iraquí, formada por casi un millar de efectivos, con el objetivo de que se pueda enfrentar al grupo terrorista Estado Islámico para frenar su avance en el norte del país.
Con una ceremonia en el centro de adiestramiento de Besmayah, los cerca de 1.000 militares iraquíes celebraron su graduación con risas y entonando canciones y el general jefe de la Brigada 72, Hassan Mohamed Zadon, agradeció a los instructores españoles su trabajo porque ha conseguido mejorar sensiblemente el nivel de los soldados de su unidad.
Según ha informado el Estado Mayor de la Defensa, tras 11 semanas de formación los militares iraquíes han mejorado en instrucción básica del combatiente, lo que les ayudará a sobrevivir en el campo de batalla, y han realizado numerosos ejercicios de tiro con todo tipo de armas, individuales y colectivas.
Además, se les han impartido distintos cursos de transmisiones, tiradores selectos, morteros, zapadores, operadores de neutralización de explosivos y operadores de máquinas, habiéndose alcanzado en el apartado de adiestramiento el nivel de compañía y la integración de otros elementos de combate, como son zapadores, morteros pesados y otros capacitadores.
El adiestramiento de la Brigada 72 se inició a finales del pasado octubre con el contingente que encabezaban entonces los paracaidistas españoles. Estos fueron relevados a mediados de diciembre por el contingente procedente de la Brigada de Infantería Mecanizada 'Extremadura' XI, que asumió desde ese momento la responsabilidad de finalizar el trabajo.
España tiene desplegados en Irak en torno a 300 militares que se encargan de formar y asesorar al Ejército de este país para frenar el avance del Estado Islámico, dentro de la coalición internacional formada en el otoño de 2014 contra este grupo terrorista. El grueso del contingente se encuentra en Besmayah, aunque también hay efectivos en Bagdad y en una localidad cercana llamada Taji.
Muchos de los militares iraquíes que formaron parte de la ofensiva que expulsó al Estado Islámico de la ciudad de Ramadi, la tercera ciudad del país, a finales del pasado diciembre fueron entrenados por las tropas españolas, concretamente en materia de operaciones especiales y fuerzas antiterroristas.