Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exdirector de Emergencias afirma que el Ayuntamiento no hizo comunicación oficial de la fiesta del Arena

El exdirector de Emergencias y Protección del Ayuntamiento de Madrid Alfonso del Álamo ha afirmado este jueves en el juicio del Madrid Arena que el Ayuntamiento de Madrid no hizo comunicación oficial de que se iba a realizar el macroevento en el pabellón municipal, destacando que Diviertt no les convocaba a las reuniones.
Del Álamo era el máximo responsable del Samur la noche de la tragedia del Madrid Arena, en la que fallecieron cinco chicas por una avalancha mortal a causa del sobreaforo. "No recibimos -- por parte del Ayuntamiento-- ningún comunicado en el sentido, como era habitual, de solicitar nuestra presencia, cobertura y análisis del evento", ha apuntado.
Así, ha relatado que Protección Civil recibió solo un estadillo de la Policía Municipal con todos los actos, "un documento fuera del procedimiento ordinario" y no vinculado a su departamento. "Mi impresión es que no establecía nivel de riesgos".
Según ha dicho, ese estadillo lo recibió el jefe de departamento a título personal, sin que él tuviera constancia del mismo hasta el 31 de octubre. "Lo utilizaría a su criterio, a su libre albedrío. De hecho, yo no sabía que existía esa comunicación hasta esa noche", ha agregado.
"Yo no supe que había una fiesta hasta la noche del 31 de octubre", ha reseñado añadiendo que "oficial no se podía interpretar el estadillo". En esta línea, ha confirmado que no hubo comunicación oficial del evento por ningún estamento, entre ellos el Consistorio madrileño entonces con Ana Botella a la cabeza.
Según su relato, Madrid Espacios y Congresos (Madridec), empresa que gestionaba el Madrid de Arena, comunicaba al Ayuntamiento los actos que tenía previsto y la oficina de actos públicos lo comunicaba al departamento Protección Civil. "El riesgo lo establecíamos nosotros una vez que se daba el visto bueno y se determinaba si se hacía un dispositivo", ha dicho.
"El Samur en función del riesgo establecía el dispositivo. Si el riesgo era evidente el Samur acudía y cobraba la tasa municipal", ha detallado Del Álamo, quien ha asegurado, a preguntas del abogado de Seguriber, que no le consta que se hubieran hecho simulacros de emergencia en el pabellón municipal.
A la pregunta de qué hubieran hecho si hubieran sabido que se iba a realizar la fiesta con cerca de 25.000 personas, ha detallado que hubieran convocado a los promotores para establecer riesgos y, pese a que previeran una enfermería, hubieran establecido un espacio exterior sanitario en función del número de personas previstas.
En la instrucción, manifestó que la supervisión de la enfermería instalada en el recinto de Madrid Arena dependía de la Comunidad de Madrid en virtud de la Orden 288/2010. Además, se quejó entonces de que no había regulación legal específica que estableciera cuál debía ser el equipamiento.
En la Comisión de Investigación, Del Álamo sostuvo que nadie avisó al Samur ni a los bomberos de que se iba a celebrar la fiesta. Según su relato, su Dirección General no recibió aviso ni de los promotores de la fiesta -Diviertt-, ni del ayuntamiento capitalino, ni de la entidad responsable del recinto -la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos (Madridec).