Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exministro Serra reprocha a la clase política la falta de diálogo y pide "escuchar las distintas voces" en Cataluñ

Pide a Puigdemont que se busque "el encuentro y no el desencuentro"
El exministro de Defensa Eduardo Serra ha reprochado a la clase política española la falta de diálogo al mismo tiempo que ha pedido "seguir escuchando las distintas voces" en Cataluña, de sus ciudadanos y de sus políticos.
Durante su intervención en el encuentro Escolta Espanya, Escucha Cataluña!, organizado por la Fundación Ortega-Marañón que él preside, ha hecho esta crítica al tiempo que ha presentado estas jornadas: "Si la clase política no dialoga, nosotros vamos a prestar las infraestructuras", ha señalado.
Serra se ha manifestado así ante el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, que también ha intervenido en el acto, a quien también ha pedido diálogo: "Busquemos, presidente, el encuentro y no el desencuentro", le ha dicho.
El exministro cree que hace falta articular "una nueva convivencia" entre España y Cataluña pero, eso sí, "sin ruptura de la legalidad". A su juicio, hay que construir un marco político, jurídico y social" en el que ambas sociedades puedan convivir "a gusto": "No queremos que (el conflicto político"
"DIVIDIR ES PERDER"
Para Serra, también "es momento" de que desde Madrid y otros territorio se diga que "sienten a Cataluña como propia". Y ha reivindicado los "lazos" sociales, políticos y familiares que unen Cataluña y España "desde hace siglos".
"Algunos quieren una nueva soberanía, otros pensamos que en un mundo globalizado dividir es perder", ha afirmado, insistiendo así en que la independencia puede suponer una "reducción de las oportunidades del futuro".
A su juicio, "Europa es la solución" y, ante ese nuevo marco de soberanía europea, hay que "fomentar la convivencias" de los españoles. Eso sí, sostiene que en ese marco europeo las identidades de cada región "no deberían diluirse" sino fomentarse "como parte de un patrimonio".
Así pues, insistiendo en que Europa es el marco base sobre el que construir la convivencia entre España y Cataluña pese "a su déficit", ha reclamado dialogar sobre la solución para el problema de la soberanía. Y con este objetivo, ha explicado, se han organizado estos debates sobre Cataluña y España en el que se da voz a voces dispares.