Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El expresidente Miguel Sanz asegura que en Caja Navarra no había nada "parecido ni similar" a las tarjetas 'black'

Dice sobre la corrupción que le cuesta "mucho" creer que "Esperanza Aguirre no hubiese advertido nada en Francisco Granados"
El expresidente del Gobierno de Navarra y de Caja Navarra Miguel Sanz ha afirmado que en la entidad financiera no ha habido nada "parecido, ni similar" a las tarjetas 'black' existentes en Caja Madrid y Bankia.
Sanz ha dicho que realiza esta afirmación "con absoluta contundencia, ya que no lo dicen quienes lo tendrían que decir, que son quienes actualmente tiene cierto liderazgo o responsabilidades sobre la fundación bancaria de Caja Navarra".
Así, en una entrevista en la Cadena Ser recogida por Europa Press, Sanz ha afirmado que está "plenamente convencido" de que ni durante su mandato, ni anteriormente, ni posteriormente, ha habido tarjetas "ni negras, ni blancas, ni nada, ninguna tarjeta opaca".
Miguel Sanz ha reconocido que "todos hemos tenido tarjetas contra nuestras cuentas personales y punto, y hay que decirlo con absoluta claridad".
Además, ha defendido que en Caja Navarra no ha habido "casos de preferentistas que hayan perdido su dinero" y ha señalado que los preferentistas han ganado el 213 por ciento". Ha destacado que tampoco "ha habido fondos públicos dilapidados del FROB, ni ha habido impositores con sus depósitos en riesgo".
"POCO CREÍBLE" QUE NADIE SUPIERA NADA DE LA CORRUPCIÓN
Por otra parte, Miguel Sanz ha dicho que ve "con muchísima preocupación y con muchísima indignación" las tramas de corrupción que se están destapando en España y ha afirmado que le parecía "imposible que ocurriesen casos como los que estamos conociendo".
Además, ha indicado que le parece "muy poco creíble que quienes han estado unidos a personas a las que se les achaca comportamientos corruptos no conociesen, o por lo menos no vislumbrasen, no tuviesen indicios de comportamientos extraños en el ejercicio del cargo público que desempeñaban".
"Yo cuando veía a un colaborador mío que tuviese alguna preocupación enseguida lo atisbaba y decía 'tengo que hablar con fulano porque le he visto que no está centrado'. Me cuesta mucho creer por ejemplo que Esperanza Aguirre no hubiese advertido nada en Francisco Granados -detenido en la operación Púnica- teniendo esa relación tan cercana desde el Gobierno y desde el PP de Madrid", ha apuntado.
Así, el expresidente navarro ha indicado que "esa falta de credibilidad es la que genera una mayor desconfianza de los ciudadanos a la clase política".
Cuestionado sobre si él se arrepiente de algo realizado durante su mandato, Miguel Sanz ha indicado que "cuando pasa el toro todos somos Manolete", pero ha reconocido que "quizá ahora no haríamos alguna inversión, no porque no quisiéramos sino porque no habría disponibilidad".
Como ejemplo, se ha referido al caso del pabellón Arena y ha afirmado que ahora escucha críticas a su construcción, cuando en el momento que fue incluido en el plan de inversiones "todo el mundo decía que ya era hora de que Navarra tuviese un pabellón público de cierta categoría". "Eso es lo que se decía, de hecho el plan de inversiones fue apoyado sin ningún voto en contra. Ahora no lo hubiésemos hecho porque hay otras prioridades", ha explicado.